DENTRO DE 40 AÑOS ESPAÑA PODRÍA SER EL PAÍS CON LA POBLACIÓN MÁS ENVEJECIDA DEL MUNDO


La RANM inauguró las sesiones científicas de este año con una conferencia del profesor Jesús Ángel Fernández-Tresguerres sobre la Medicina Antienvejecimiento en el siglo XXI En los países desarrollados se han puesto en marcha las Unidades Antienvejecimiento dirigidas a retrasar el deterioro que sufren las funciones fisiológicas en esta etapa de la vida El profesor Fernández-Tresguerres considera prioritario que la medicina actual se encamine a prevenir algunas de las manifestaciones asociadas al envejecimiento con el fin de retrasar la aparición de algunas enfermedades




 

DENTRO DE 40 AÑOS ESPAÑA PODRÍA SER EL PAÍS CON LA POBLACIÓN MÁS ENVEJECIDA DEL MUNDO

Si se mantienen las tendencias de los últimos años, dentro de 40 años España podría ser el país con la población más envejecida del mundo”, así lo afirmó el profesor Jesús ángel Fernández-Tresguerres, catedrático de Fisiología y Endocrinología Experimental de la Universidad Complutense de Madrid durante la inauguración de las sesiones científicas de este año en la Real Academia Nacional de Medicina (RANM). El profesor Fernández-Tresguerres, dedicó su conferencia a la Medicina Antienvejecimiento en el siglo XXI y señaló que es prioritario que la medicina actual se dirija a prevenir algunas de las manifestaciones asociadas al envejecimiento con el fin de retrasar la aparición de algunas enfermedades. El académico analizó las consecuencias para la salud que tendrán a largo plazo los últimos cambios demográficos (reducción de la natalidad y progresivo envejecimiento de la población) y epidemiológicos.

 

Para este experto, algunas de las alteraciones propias de esta etapa de la vida responden a una significativa disminución en el organismo de la presencia de algunas hormonas, como son las del crecimiento, las sexuales y la melatonina. “El tratamiento hormonal de sustitución mejora muchas de las funciones fisiológicas que se ven alteradas con el paso de los años. La medicina actual debería aprovechar todos estos avances y conocimientos para mejorar la calidad de vida”.

 

 

Unidades Antienvejecimiento

En los países desarrollados se han puesto en marcha las Unidades Antienvejecimiento dirigidas a retrasar el deterioro que sufren las funciones fisiológicas en esta etapa de la vida. En algunos casos el objetivo es paliar o mejorar algunas de las funciones que ya están dañadas. “En estas unidades”, explicó este experto, “se lleva a cabo un estudio completo de aquellos factores que influyen notablemente en el proceso de envejecimiento, y que son responsables, directa o indirectamente, de la mayor o menor velocidad con la que se produce este deterioro. Esto incluye desde pruebas físicas y de composición corporal, hasta hábitos dietéticos y de ejercicio físico, pasando por estudios psicológicos”.

 

El profesor Fernández-Tresguerres aclaró que la velocidad con la que se produce el envejecimiento es diferente en cada individuo. “Este proceso no es exclusivamente reflejo de la edad cronológica, sino que intervienen otros factores, además de la carga genética, los hábitos de vida de cada persona juegan un papel clave”.

 

Teniendo en cuenta todos estos aspectos se establecen las bases de los tratamientos antienvejecimiento, que pretenden “proporcionar un trato exquisito a nuestro organismo”, declaró el profesor Fernández-Tresguerres. A partir de la edad biológica, se recomienda un tratamiento basado en una dieta equilibrada, ejercicio físico y un aporte de suplementos alimenticios ricos en moléculas antioxidantes. “Con todas estas pautas conseguimos estimular el sistema inmunitario y enlentecer el envejecimiento. Si se llevan a cabo estas medidas se puede llegar a disfrutar de una vida plena entre los 60 y los 80 y tantos años”, concluyó este experto.