En 2004, aumentaron ligeramente las donaciones de sangre en la comarca de la Safor y la Valldigna con respecto a 2003


En 2004, aumentaron ligeramente las donaciones de sangre en la comarca de la Safor y la Valldigna con respecto a 2003. Sólo se han registrado cien unidades más, lo que sigue siendo insuficiente para mantener unos niveles óptimos de reservas en los bancos de sangre. Desde el Centro de Transfusión se considera necesario que haya una regularidad en la entrada de sangre en los bancos. Lo ideal sería unas 400-500 unidades diarias, de 450 gramos cada una, algo que no es fácil de conseguir a pesar de las campañas que intentan involucrar sobre todo a los jóvenes. Recordamos que para donar sangre hay que ser mayor de 18 años y menor de 65, pesar al menos 50k y gozar de buena salud. En caso de estar medicándose, es conveniente consultarlo con el médico encargado de realizar la extracción. Deben abstenerse de donar sangre la gente que haya padecido una enfermedad contagiosa y la gente que en un plazo de un año atrás se haya hecho un tatuaje o un pircing. Desde el centro de transfusión quieren lanzar el mensaje de que es importante ser solidario donando sangre, ya que este es un bien muy importante que no puede ser sustituido por ningún otro producto, por lo que los hospitales dependen de la buena voluntad de las personas.




 

En 2004, aumentaron ligeramente las donaciones de sangre en la comarca de la Safor y la Valldigna con respecto a 2003

De la colaboración entre el departamento de medio ambiente del Ayuntamiento de Gandia y la Junta Local FAllera de Gandia, ha nacido una nueva modalidad de premios falleros, que consiste en premiar con 1.750 euros por categoría, a la mejor escena fallera que haya sido confeccionada a la forma tradicional.

Desde el departamento de Medio Ambiente, se reconoce que con la utilización de materiales sintéticos como el poliespan o el corcho blanco, se ha ganado en monumentalidad en las fallas y también en economía, ya que son materiales fáciles de modelar y más económicos, pero también se ha perdido en sostenibilidad dado que en la noche de la Cremà, los cielos se llenan de humos negros tóxicos y contaminantes y además se ha perdido la espectacularidad de ver a los ninots consumirse lentamente en el fuego, ya que los nuevos materiales tienen una combustión rápida y violenta. De esta observación, se ha propuesto la creación de un premio que pretende inducir a las comisiones a recuperar la forma tradicional de elaborar una falla, con materiales tradicionales y reciclables.

De momento, la concurrencia al premio es totalmente voluntaria, y quizás por ello, desde los dos estamentos, Ayuntamiento y Junta Local, se ha mostrado especial satisfacción, ya que 16 de las 22 comisiones han decidido optar al premio,.

Los premios se entregarán en un acto específico el 1 de abril, en el salón de plenos del Ayuntamiento, en un novedoso acto en el que además se pretende rendir homenage a los artistas falleros que hayan conseguido alguno de los premios de fallas de Gandia