El BLOC de Tavernes manifesta su preocupación por el estado actual y futuro en que quedará el Camino de la Sèquia La Bova


Los destrozos en el asfalto aumentan de forma considerable cada día por el continuo paso de camiones de gran tonelaje que aportan arena de la Playa de Xeraco a la Goleta.




 

El BLOC de Tavernes manifesta su preocupación por el estado actual y futuro  en que quedará el Camino de la Sèquia La Bova

El BLOC de Tavernes, debido a la falta de información, se ve obligado a preguntar al gobierno municipal del PP qué acciones o gestiones ha llevado ante la Demarcación de Costas para que repare de forma urgente el camino cuando acabe la aportación de arena, o si hay algún compromiso que aseguro que esta entidad lo reparará o sí lo hará otra institución de la Generalitat o del  Estado, y en qué plazo de tiempo.

 

El Camino Sèquia la Bova, junto a la calzada, es la única vía de acceso a la zona costa por el centro y sur del término y, además, vía de entrada a los vehículos particulares que van a la zona sur de la playa de Tavernes y a la playa de Xeraco, de aquí la importancia de su buen estado cara a la temporada de Pascua y verano.

 

El BLOC ha constatado que los camiones que aportan arena desde la playa de Xeraco a la playa de la Goleta transitan por el Camino Real en el término xeraquero, pero al llegar al puente que separa ambos términos municipales, no siguen esa vía principal y giran hacia la nacional, transitando por el camino local y rural de la Sèquia la Bova que bordea el río Vaca. El camino es una vía local y de uso mayormente agrícola y, aunque está asfaltado, no reune las condiciones para soportar el paso y el peso de los vehículos de gran tonelaje cargados de arena. La cadencia de paso de los camiones es sobre los dos/tres minutos por término medio, por lo que los destrozos sobre el asfalto son cada día más que evidentes.

 

El Camino Sèquia la Bova tenía un asfalto muy castigado y arrancado en varias zonas, debido a las lluvias del pasado octubre, y necesitaba una reparación urgente y más cuando en algunas zonas parte de la pared de hormigón que forma la cuenca del río se había hundido por la fuerza de la corriente. Desde entonces existe el peligro de que parte del camino se derrumbe dentro del río. A pesar de esta situación, son centenares los camiones que pasan por el camino y con su peso y la velocidad con la que circulan afectan y aumentan el mal estado.