Continúa la polémica alrededor de la lengua.


Continúa la polémica alrededor de la lengua. En el pleno del 26 de noviembre de Daimús se presentó una moción en la que se nombra ''persona non grata'' a José Luís Rodríguez Zapatero por haber presentado una única versión lingüística de la Constitución Europea y reconocer la unidad de la lengua. Según el alcalde de Daimús, un debate entre comunidades no habría tenido mayor importancia, pero Mañó considera que no se debe aceptar que Zapatero use la lengua valenciana como moneda de cambio. El PP expuso su opinión, no compartida por los otros partidos con representación en el consistorio, y Jesús Romero, concejal del PSPV-PSOE, convino en que no se debe polemizar con un asunto en el que no habrá ganadores ni perdedores. Se votó la moción con el voto a favor del PP y los votos en contra del Bloc-EV y PSPV-PSOE. Casi dos mese después, el señor Romero vuelve a sacar a colación todo este asunto e incluso tilda de déspota y antidemocrático al alcalde de Daimús por su postura intolerante, algo que Mañó no entiende y de lo que se defiende alegando que 15 años gobernando con mayoría absoluta, escuchando a todos y no negando la palabra nunca a nadie no puede ser calificado como una actitud dictatorial.




 

Continúa la polémica alrededor de la lengua.

De la colaboración entre el departamento de medio ambiente del Ayuntamiento de Gandia y la Junta Local FAllera de Gandia, ha nacido una nueva modalidad de premios falleros, que consiste en premiar con 1.750 euros por categoría, a la mejor escena fallera que haya sido confeccionada a la forma tradicional.

Desde el departamento de Medio Ambiente, se reconoce que con la utilización de materiales sintéticos como el poliespan o el corcho blanco, se ha ganado en monumentalidad en las fallas y también en economía, ya que son materiales fáciles de modelar y más económicos, pero también se ha perdido en sostenibilidad dado que en la noche de la Cremà, los cielos se llenan de humos negros tóxicos y contaminantes y además se ha perdido la espectacularidad de ver a los ninots consumirse lentamente en el fuego, ya que los nuevos materiales tienen una combustión rápida y violenta. De esta observación, se ha propuesto la creación de un premio que pretende inducir a las comisiones a recuperar la forma tradicional de elaborar una falla, con materiales tradicionales y reciclables.

De momento, la concurrencia al premio es totalmente voluntaria, y quizás por ello, desde los dos estamentos, Ayuntamiento y Junta Local, se ha mostrado especial satisfacción, ya que 16 de las 22 comisiones han decidido optar al premio,.

Los premios se entregarán en un acto específico el 1 de abril, en el salón de plenos del Ayuntamiento, en un novedoso acto en el que además se pretende rendir homenage a los artistas falleros que hayan conseguido alguno de los premios de fallas de Gandia