AVASTIN® APROBADO EN ESPAÑA COMO TRATAMIENTO PARA EL CÁNCER DE PULMÓN AVANZADO


Es el primer medicamento autorizado en nuestro país que mejora la supervivencia de los pacientes con CPNM no tratados previamente, situándola por encima de un año. Avastin permite un nuevo abordaje más completo frente al cáncer de pulmón, ya que, añadido a la quimioterapia, no sólo se actúa sobre la célula tumoral sino que además se inhibe su desarrollo (antiangiogénesis). En España, se diagnostican al año 20.000 nuevos casos y cada 30 segundos en algún lugar del mundo alguien fallece por este cáncer.




 

AVASTIN® APROBADO EN ESPAÑA COMO TRATAMIENTO PARA EL CÁNCER DE PULMÓN AVANZADO

 

 

Avastin® (Bevacizumab) y el Abordaje Integral del Cáncer

 

 

1.      Avastin® y el Abordaje Integral

 

Avastin® (Bevacizumab) es un anticuerpo monoclonal humanizado fruto de más de 30 años de investigación. Se trata del primero de una nueva generación de medicamentos antineoplásicos, los denominados antiangiogénicos.

 

Este medicamento parte de un concepto innovador en el tratamiento del cáncer: el abordaje integral, que consiste en añadir un tratamiento antiangiogénico a la quimioterapia convencional. Si bien hasta ahora las terapias se dirigían exclusivamente contra la célula tumoral (citotóxicos), en la actualidad se tiende hacia un abordaje más completo, es decir, tratar tanto la célula tumoral como la célula endotelial involucrada en la angiogénesis tumoral, proceso fundamental del entorno en que sobrevive el tumor.

 

En la práctica clínica, añadir un tratamiento antiangiogénico a la quimioterapia convencional implica tres importantes beneficios para los pacientes:

 

·         Aumenta la respuesta tumoral (elimina la vasculatura tumoral inmadura);

·         Incrementa la eficacia del tratamiento (potencia el efecto de la quimioterapia convencional, ya que favorece su acceso al tumor);

·         Su uso hasta progresión de la enfermedad permite un mejor control de la enfermedad (crecimiento tumoral y capacidad de metastatización).

 

Avastin® es el primer y único antiangiogénico que ha mostrado de forma consistente mejorar la supervivencia global y/o la supervivencia libre de progresión en pacientes con cáncer de pulmón, cáncer colorrectal, de mama y renal. En España, Avastin® está aprobado como tratamiento de primera línea en pacientes con cáncer colorrectal avanzado y cáncer de mama metastático. Recientemente, ha sido aprobado como tratamiento de primera línea en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico avanzado no resecable, metastásico o recidivante (salvo los que tengan un tipo histológico con predominio de células escamosas).

 

2.      Avastin® y la angiogénesis

 

La angiogénesis es el proceso de formación y crecimiento de nuevas redes de vasos sanguíneos que permiten sobrevivir al tumor, garantizándole el suministro de oxígeno y nutrientes que necesita.

 

 En concreto durante la angiogénesis, una proteína denominada Factor de Crecimiento Endotelial Vascular (VEGF por sus siglas en inglés) estimula el crecimiento y la supervivencia de los vasos sanguíneos, siendo un mediador clave. Esta proteína se une a los receptores localizados en la membrana de las células endoteliales situadas en la parte más interna de los vasos sanguíneos, activándolas para que se reproduzcan y se desplacen a la zona tumoral. Una vez allí, generan nuevos vasos que alimentan al tumor, proporcionándole oxígeno y nutrientes esenciales que garantizan su crecimiento.

 

En concreto, la proteína VEGF permite vivir al tumor de tres formas: 

 

  1. Estimula el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes al tumor facilitando, de esta forma, que el cáncer crezca y se extienda.
  2. Favorece la supervivencia vascular ya que, sin esta proteína, los nuevos vasos recién formados y las células endoteliales morirían.
  3. Aumenta la permeabilidad de los vasos sanguíneos, lo que produce una extravasación de la fibrina que lleva la sangre. Esto, a su vez, ocasiona que aumente la presión alrededor del vaso tumoral con lo que se estrecha la luz de éste y se dificulta la llegada de medicamentos y de oxígeno (este aporte reducido de oxígeno estimula a su vez la formación de más VEGF y por tanto, la angiogénesis).

 

3. ¿Cómo actúa Avastin® frente al VEGF?

 

Avastin® es el primer medicamento antiangiogénico que actúa frente al Factor de Crecimiento del Endotelio Vascular (VEGF) bloqueando su unión a los receptores e impidiendo, de esta forma, la activación de esta vía angiogénica.

 

MECANISMO DE ACCIóN

Mientras que el VEGF favorece el crecimiento del tumor, Bevacizumab bloquea el proceso angiogénico de tres formas:

 

1.      Elimina parte de la vasculatura tumoral existente (vasos más jóvenes), lo cual reduce el aporte sanguíneo y la densidad de la vasculatura tumoral.

2.      Normaliza la vasculatura tumoral restante (vasos maduros), favoreciendo de esta forma la llegada de la quimioterapia a su destino. Aspecto clave en el efecto sinérgico de la combinación de Bevacizumab con la quimioterapia convencional.

3.      Inhibe la formación de nuevos vasos sanguíneos (neovascularización), de manera que se inhibe el crecimiento tumoral y se reduce la metastatización.

 

                 4. ¿Cuál es la eficacia de Avastin® en cáncer de pulmón      nomicrocítico?

 

Avastin® es el primer medicamento en una década que ha mejorado la supervivencia, situándola por encima del año, en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico no tratados previamente:

 

·         Estudio fase III del Eastern Cooperative Oncology Group (E4599): En pacientes con cáncer de pulmón no microcítico avanzado no tratados previamente, la mediana de supervivencia de Avastin® más quimioterapia (paclitaxel y carboplatino) alcanza los 12.3 meses (frente a los 10.3 meses del grupo tratado sólo con quimioterapia).

 

           Estudio fase III, ‘Avastin en Pulmón’ (AVAiL): Administrar Avastin® en combinación con quimioterapia basada en gemcitabina/ cisplatino incrementa la supervivencia libre de progresión, entre un 20 y un 30%, respecto a pacientes con cáncer de pulmón no microcítico tratados únicamente con quimioterapia. Asimismo, este medicamento aumenta un 70% la respuesta al tratamiento, proporcionando una mayor duración de la respuesta.

 

La FDA aprobó Avastin® para el tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico en octubre de 2006 y la EMEA en agosto de 2007.

 

5. ¿Qué eficacia clínica ha demostrado Avastin® en otros tumores?

 

Añadir Avastin® a cualquier quimioterapia aumenta significativamente la supervivencia en cáncer colorrectal, en cualquier línea de tratamiento y con cualquier combinación:

·         Ensayo clínico fase III NO16966: Añadir Avastin y XELOX (Xeloda® más oxaliplatino)  mejora la supervivencia libre de progresión en un 20% respecto al uso de quimioterapia en solitario. En pacientes tratados hasta la progresión de su enfermedad, este beneficio aumenta hasta el 58%.

·         Estudio BRiTE: Avastin® en combinación con cualquier quimioterapia y mantenido en primera y segunda línea aumenta la supervivencia total a 31,8 meses respecto a los 19,9 meses de los pacientes tratados sólo con quimioterapia.

 

En cáncer de mama mestastásico, según el ensayo fase III E2100,  Avastin® ha logrado un beneficio clínico sin precedentes al duplicar la mediana de supervivencia libre de progresión en combinación con la quimioterapia estándar (paclitaxel).

 

En cáncer renal avanzado, según el estudio fase III AVOREN, la asociación de Avastin® más interferón duplica la supervivencia libre de progresión respecto al uso de interferón en monoterapia, aumentando la supervivencia de 5.4 a 10.2 meses.

 

Cáncer de Pulmón No Microcítico (CPNM)

 

 

El cáncer de pulmón consiste en un crecimiento anormal de las células dentro del pulmón. Existen dos tipos: el cáncer microcítico (CPM) y el no microcítico (CPNM), que son tratados de forma diferente.

 

El CPNM constituye el tumor de pulmón más frecuente y supone aproximadamente el 85% del total de casos. Es un tumor difícil de tratar porque la mayoría de los síntomas no se manifiestan hasta que la enfermedad se encuentra avanzada.

 

Clasificación:

Existen tres tipos de CPNM:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

·         Carcinoma de célula escamosa: su principal factor de riesgo es el tabaco. Constituye el cáncer de pulmón más frecuente. Su evolución es lenta, desde las primeras fases de desarrollo hasta que el tumor se hace clínicamente detectable pueden transcurrir entre tres y cuatro años. Se manifiesta con mayor frecuencia en los hombres y en la población de edad avanzada de ambos sexos, siendo su incidencia baja en los no fumadores.

·         Adenocarcinoma: no está tan asociado al tabaco. Se presenta como un tumor solitario en las células periféricas del pulmón; se propaga rápidamente, sobre todo al cerebro, al revestimiento de la cavidad torácica y a las glándulas adrenales. Es más común en las mujeres, sobre todo en las fumadoras.

·         Cáncer de pulmón de células grandes: es el más agresivo y el que presenta  peor pronóstico.

 

 

                                                              

 

 

 

Prevalencia

 

·         Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de pulmón es la principal causa de mortalidad por cáncer tanto en hombres como en mujeres, siendo responsable del 19,7% de todos los fallecimientos por cáncer.

·         Cada año se diagnostican más de 1,2 millones de nuevos casos de cáncer de pulmón y bronquios en todo el mundo, 380.000 en Europa y 20.000 en España, que representan el 12% de todos los cánceres.

·         En Europa, más de 334.800 personas fallecieron por este tumor en el 2006.

·         La incidencia en Europa está descendiendo entre los varones, pero aumenta en mujeres. Su mortalidad, que es la más elevada de todos los cánceres (20%), sigue esta misma tendencia.

 

Factores de riesgo

 

·         El factor de riesgo más importante del cáncer de pulmón es el tabaco, capaz de producir este cáncer en un 10-15% de los fumadores. Las personas que fuman tienen 20 veces más riesgo de padecer este tumor que un no fumador, aunque el riesgo se incrementa proporcionalmente con el número de cigarrillos y de años. El 85% de las muertes por cáncer de pulmón se deben al tabaco.

·         Tabaquismo pasivo: las personas que viven con fumadores tienen un 20% más de probabilidades de desarrollar esta enfermedad. Se estima que el tabaquismo pasivo provoca el 25% de los CPNM en los no fumadores. La exposición al humo del tabaco en el trabajo también aumenta el riesgo.

·         Otros factores de riesgo de padecer cáncer de pulmón son:

o        Gas radón: es la segunda causa

o        Asbesto: responsable del 3-4% de los tumores de pulmón

o        Tuberculosis previa

o        Historia familiar: 5%

o        Otros carcinógenos: hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), cromo, níquel, arsénico.

 

Síntomas

 

El cáncer de pulmón es sintomático fundamentalmente en fases avanzadas, de ahí que el diagnóstico sea tardío en una proporción elevada de pacientes. éste es uno de los principales obstáculos para que los resultados de su tratamiento mejoren, ya que la curación es posible pero sólo cuando el tumor está localizado.

 

 

 

 

 

 

La presencia en pacientes de riesgo (sobre todo en fumadores) de los síntomas que aparecen a continuación alerta sobre la necesidad de acudir al médico:

 

·         Falta de aliento o dificultad al respirar

·         Tos crónica  y ataques repetidos de bronquitis

·         Ronquera

·         Tos con sangre

·         Pérdida de peso y de apetito sin razón justificada

·         Dolor en el pecho

 

Tratamiento del cáncer de pulmón

 

El abordaje terapéutico del cáncer de pulmón se lleva a cabo a partir del conocimiento de:

·         Las características histológicas del tumor (si es carcinoma microcítico o no microcítico).

·         Su estadificación inicial.

·         Las características clínicas de cada paciente.

·         Datos genéticos (hoy en día algunos de estos datos ya permiten orientar el tratamiento).

 

En el CPNM (85% de todos los CP) aproximadamente un 25% de pacientes debutan con enfermedad localizada y su tratamiento es cirugía asociada a quimioterapia adyuvante en determinadas ocasiones, consiguiéndose una supervivencia a 5 años de ≈ 50-60%. En la enfermedad localmente avanzada (1/3 de los casos) el tratamiento es quimiorradioterapia y en algunos casos es posible la cirugía, con una supervivencia a 5 años de ≈ 15%. Si la enfermedad está diseminada (el resto) el tratamiento es quimioterapia y/o las nuevas terapias biológicas, pudiéndose administrar varias líneas de tratamiento.

 

El CPM (12-15% de todos los CP) se diagnostica como enfermedad localizada (1/3 de los casos) y se trata con quimioterapia concomitante con radioterapia torácica (supervivencia a 5 años de 10-20%) y la enfermedad diseminada (2/3 de casos) se trata con quimioterapia (supervivencia a 5 años del 1%). En ambos casos, si se consigue respuesta al tratamiento se administrará también RHP.