20 ENTIDADES CIENTÍFICAS ELABORAN LA PRIMERA DECLARACIÓN SOBRE ESTRATEGIAS DE FUTURO EN POLÍTICA SANITARIA PARA PREVENIR Y CONTROLAR LA HIPERTENSIÓN


Los expertos prevén que para el año 2025 la hipertensión arterial habrá aumentado un 24 en los países desarrollados y hasta un 80 en aquellos en vías de desarrollo. El control de los pacientes hipertensos es otra de las asignaturas pendientes de los profesionales. Las cifras en nuestro país no superan el 15, frente al 31 que se registra, por ejemplo, en Estados Unidos.




 

20 ENTIDADES CIENTÍFICAS ELABORAN LA PRIMERA  DECLARACIÓN SOBRE ESTRATEGIAS DE FUTURO EN POLÍTICA SANITARIA PARA PREVENIR Y CONTROLAR LA HIPERTENSIÓN

En la actualidad, el 35% de la población adulta española sufre hipertensión arterial (HTA) y los expertos estiman que en el año 2025, esta cifra podría aumentar un 24% en los países desarrollados y hasta un 80% en aquellos en vías de desarrollo. Dada la envergadura de esta enfermedad en la población general, tanto en términos sanitarios como económicos, 20 entidades científicas españolas se han reunido en Madrid para elaborar la “Declaración sobre estrategias de futuro en política sanitaria para prevenir y controlar la hipertensión arterial”. En palabras del doctor Luis Miguel Ruilope, presidente de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), una de las sociedades participantes, “uno de los principales objetivos de este documento es que la hipertensión llegue a considerarse un verdadero problema de salud pública en las políticas sanitarias”.

 

Junto a ella, participan en la elaboración de esta declaración la Agencia Española del Medicamento; el Instituto de Salud Carlos III; la Universidad Autónoma de Madrid; Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN); Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC); Sociedad Española de Medicina General; Sociedad Española de Diabetes; Sociedad Española de Cardiología; Sociedad Española de Obesidad; Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI); Sociedad Española de Geriatría; Sociedad Española de Nefrología; la Asociación de Enfermería Hipertensión y Riesgo Cardiovascular (EHRICA); Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria; Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria; el Foro Español de Pacientes; el Consejo General Colegio Oficial de Farmacéuticos; la Universidad Carlos III de Madrid y la Sociedad Española de Calidad Asistencial.

 

Objetivos de la declaración

 

El doctor Ruilope indica que este documento tiene como prioridad “el control de la hipertensión en la gestión de procesos asistenciales; potenciar la autonomía y capacidad de los profesionales sanitarios en la prevención y control de la hipertensión arterial; mejorar el cumplimiento terapéutico por parte del paciente, y generar evidencia que permita cuantificar los costes y beneficios de las medidas dirigidas a controlarla, incluyendo la reducción de incidencias cardiovasculares”.

 

Por su parte, el doctor Antonio Sarria, director de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III, asegura que “la realidad de las enfermedades crónicas en España obliga a las administraciones a reorientar su posición, con el fin de adaptarse a la nueva realidad que plantean profesionales y pacientes”. Y continúa, “es innegable que debemos continuar trabajando para mejorar el nivel de control de los pacientes hipertensos”.

 

El control de los pacientes hipertensos en España continúa siendo deficiente –cerca del 15%-, si se compara con las cifras que se alcanzan en países como Estados Unidos - 31%-. En este sentido, los médicos de atención primaria juegan un papel fundamental. De hecho, “sería deseable fomentar en los sistemas de gestión en atención primaria aspectos como la formulación de consejos preventivos, una mejor detección de los pacientes y mayor perseverancia en el control, evitando así la inercia clínica”, añade el doctor Ruilope.