Unidad y Consenso.


Descansa en paz, Isaías Carrasco, compañero y demócrata. Hoy, como con cualquiera de las anteriores víctimas, todos somos Isaías. Por unos días, estaremos hablando de tí porque éstas han sido unas elecciones manchadas de sangre. ETA volvió a sacudir los cimientos de la Democracia y del Estado de Derecho asestando un duro golpe bajo a la convivencia y a la soberanía popular, a los ciudadanos. ETA se manchó de sangre inocente con el agravante de que lo hizo a unas horas de concluir la campaña electoral, a poco de la jornada de reflexión y a dos días de las elecciones. Algo sumamente peligroso y con profundo significado socio-político y que esperemos no traiga negativas consecuencias sino todo lo contrario: la anhelada unidad de todos los partidos y políticos democrátas frente al terrorismo de ETA, mayormente entre el próximo nuevo Gobierno y la Oposición..




 

Unidad y Consenso.

Se lucieron los etarras. Si quisieroncargarse o interrumpir la campaña electoral, lo lograron. Si desearon que el atentado y la muerte de Isaías empañaran la campaña y las elecciones, lo consigueron. Las elecciones generales del 2008 serán recordadas lamentablemente por este atentado. ETA dejó su 'regalito' o su macabro 'recuerdo' quizá en venganza ante las reiteradas negativas a negociar y a dialogar que durante la campaña electoral han lanzado los dos principales candidatos Zapatero y Rajoy y sus respectivos partidos, PSOE y PP.  

Zapatero reflexionó y por ello endureció su postura. Si intentó lograr la paz mediante el diálogo tomando como modelo el caso irlandés del IRA, -fue legítimo y tuvo derecho a intentarlo aunque quizá pecó de idealista y de moderado- aprendió la lección, se mantuvo firme sin ceder, sin negociar. Rajoy siempre defendió la no negociación y el no diálogo con ETA, por eso es de esperar que no varíe su posición. Dos legítimos modos de ver el problema. Afortunadamente, ambos, en este caso, sí que coincidieron y fue positiva esa unidad de acción conjunta que se vió en el funeral de Isaías Carrasco. Una unidad que no deberá romperse nunca más.

Resultó de lástima y de pena que una víctima 'reconciliara' en materia de lucha contra el terrorismo etarra  a los dos principales líderes políticos nacionales, especialmente, tras una legislatura de ruptura de consenso en este importante tema por muchas razones que justificaran la desunión entre las correspondientes políticas anti-terroristas de Zapatero y Rajoy.

Que tuviera que morir alguien para que nuestros líderes se unieran contra este cáncer que hace peligrar la Democracia, fue para llorar. De pena, de rabia, de indignación. Que a consecuencia de una muerte decidieran ir juntos en esta guerra contra ETA, suena ahora frívolo e hipócrita. Se merecen un tirón de orejas y un acto público de contrición y de 'mea culpa' por estar tanto tiempo desunidos. En absoluto les culpo del atentado. No tuvieron culpa del asesinato de Isaías pero sí de que el consenso en política anti-terrorista no existiera en esta legislatura y ambos tendrán sus respectivas responsabilidades y culpabilidades en ello, de las que deberán reflexionar y extraer moralejas para repetir dicha ruptura de unidad de acción contra ETA.

Isaías, conciudadano, compañero, camarada...amigo. Que tu muerte no haya sido en vano por la Unidad y el Consenso. Por la Paz y la Democracia.

Josep Esteve Rico Sogorb, Elche
 
DNI  21994134 Q