LOS BOMBARDEOS Y ASESINATOS EXTIENDEN LA GUERRA CIVIL A LOS NÓMADAS AMAZÓNICOS


Uno de los últimos pueblos indígenas nómadas del Amazonas, los nukak, se ha visto trágicamente involucrado en el intercambio de rehenes negociado recientemente en Colombia entre el Gobierno y las FARC, la guerrilla de izquierdas.




 

LOS BOMBARDEOS Y ASESINATOS EXTIENDEN LA GUERRA CIVIL A LOS NÓMADAS AMAZÓNICOS

Los nukak han sido bombardeados por el ejército colombiano en una tentativa de éste por combatir a la guerrilla, que de forma violenta se ha hecho con el control de gran parte de su tierra. Muchos nukak han huido de su territorio hacia una localidad cercana los últimos días, y se espera que muchos otros hagan lo mismo.

Los bombardeos se produjeron después del reciente asesinato de un hombre nukak llamado Monikaro por parte del frente 44 de las FARC. Monikaro huyó de la tierra de los nukak en 2004 tras un conflicto entre el ejército, la guerrilla y los paramilitares, que luchaban por el control de los lucrativos cultivos de coca, materia prima de la que se obtiene la cocaína. La tierra de los nukak es además codiciada como una potencial zona de plantaciones de aceite de palma para producir biocombustible, así como por sus conocidas reservas de petróleo.

El primer contacto sostenido de los nukak con el mundo exterior se produjo en 1988. Desde entonces más del 50% de ellos ha muerto. El conflicto se expande por su territorio de forma creciente, y desde 2003 se han producido varias oleadas de nukak huyendo de su tierra. Es posible que la tensión entre los diferentes clanes de nukak se agrave debido a que están siendo forzados a compartir la escasa tierra y sus recursos.

La última ola de violencia se produce justo unos meses después de que muchos nukak comenzaran el largo viaje de regreso a casa, con la esperanza de que la lucha que sacudió la selva tropical se hubiera extinguido.

 
El director de Survival, Stephen Corry, hizo estas declaraciones al conocer la noticia: "Es espantoso que los nukak, uno de los pocos pueblos indígenas nómadas que sobreviven en el Amazonas, se vean inmersos en una lucha que no tiene nada que ver con ellos. Literalmente, cientos de ellos han muerto en los últimos veinte años, en parte por enfermedad, en parte por verse atrapados en medio de un violento enfrentamiento que ahora les rodea. Ambos bandos del conflicto parecen estar dispuestos a sacrificar a los nukak para conseguir sus propios objetivos".