El PSOE de Oliva ha hecho pública su valoración de 2004.


El PSOE de Oliva ha hecho pública su valoración de 2004. Una valoración positiva en términos absolutos. Sabater ha comenzado recordando la mala situación económica que atravesaba el consistorio cuando los socialistas llegaron al gobierno. Numerosas deudas que se han llevado una buena parte de los ingresos ordinarios del Ayuntamiento y que aún así no han conseguido saldar del todo. No obstante, las deudas se han ido saldando poco a poco y las cuentas han ido cuadrando sin necesidad de aumentar la presión fiscal sobre los ciudadanos. Se ha tenido que subir algún impuesto, pero en compensación se han rebajado los impuestos que afectan a una mayor parte de la ciudadanía. En este punto, el concejal anuncia que 2005 seguirá siendo difícil económicamente. Sabater también ha hecho mención de las importantes obras que se han iniciado este año para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y que esperan ser adjudicadas este año. Pero ha habido otro tipo de obras, en esta ocasión para la remodelación de servicios. En su discurso Sabater también ha tenido espacio para las grandes infraestructuras, la N-332 y el tren Gandía-Oliva-Denia. Dos temas que por fin se han desbloqueado y ya están en marcha. Todos estos avances se han hecho en un clima de diálogo que se ha materializado en una gran mayoría de propuestas aprobadas por unanimidad en los plenos del consistorio. Unanimidad que es fruto de un trabajo de colaboración entre los distintos partidos.




 

El PSOE de Oliva ha hecho pública su valoración de 2004.

La comisión de hacienda, reunida en la jornada de ayer en la ciudad de Oliva, decidió con los votos a favor del PSOE y el BLOC y en contra de UV y PP, continuar adelante con el proceso de reversión de los terrenos cedidos en su día  a la Fundación TECSAL para la construcción del Centro Ecuménico.

La decisión, según el alcalde Salvador Fuster, se ha tomado en base a un informe realizado por los técnicos municipales, en el que queda claro que se han incumplido los plazos que en su día se marcaron para la construcción del edificio. Además Fuster ha asegurado que pese a las muestras de buena voluntad que de forma reiterada ha mantenido el consistorio olivense, sobre todo con las constantes prórrogas para seguir con el proceso de construcción del edificio, el comportamiento del Arzobispado y la Fundación no ha sido ni con mucho, el mejor. Una actitud que el alcalde asegura no ha dado opción a una posible solución.

Desde el Arzobispado hay muchas cosas que no se entienden, como por ejemplo, que previa a la celebración de la comisión de hacienda, se filtrara a determinados medios de comunicación la resolución de las alegaciones, sin que el propio Arzobispado o la Fundación tuvieran conocimiento de las mismas. Otra de las cuestiones que no se entienden es la valoración que se ha realizado de los periodos legales y las posibles prórrogas, y en todo caso que no se haya tenido en cuenta el progreso que el Centro supondría, tal y como reconocieron todos los grupos políticos en el momento de anunciarse el proyecto, para la ciudad de Oliva. El Arzobispado, asegura seguir apostando por la línea del diálogo, esperando que el consistorio no tome una decisión irreversible que perjudique a los intereses generales del municipio, y sobre todo ha dejado claro que piensa recurrir hasta el último momento para que el Centro y Templo Ecuménico sea finalmente una realidad.

A pesar de todo, el proceso parece que podría haber entrado en una fase ya irreversible, pese a que el propio Fuster aseguraba a este diario, que en la próxima semana se va a encargar al portavoz del PSOE mantener una reunión con  Vicente Sastre, para intentar llegar a acuerdos o como mínimo mejorar las relaciones con la Fundación.