La falla de vidrio reluce en el Palau Ducal


Un monumento fallero nunca visto. Una nueva forma de hacer fallas. La paradójica falla de vidrio, que nunca va a poder ser quemada, ya se encuentra instalada por primera vez en la historia de Gandia en su emplazamiento especial: el Palau Ducal.




 

La falla de vidrio reluce en el Palau Ducal

El Palau Ducal de Gandia acoge estos días una falla peculiar: Flama de Vidre, evolucionant-ho, la primera falla de cristal que la localidad haya conocido. Se trata de una iniciativa impulsada por una treintena de creadores que han querido conectar el arte tradicional de las fallas con el arte moderno.

 

Así, compuesta de varias escenas, en su centro se encuentra una figura principal que simula un gran fuego, y de entre sus llamas, una persona.

 

El aret literario también juega un papel importante en torno a esta falla especial. Serán varios los escritores y poetas los que se pasarán delante de ella para ofrecer un recital literario. Entre ellos figuran nombres como àngels Gregori, Josep Piera o Josep Lluis Roig.

 

Los organizadores han puesto mucha ilusión y entusiasmo en la muestra y esperan contar con el respaldo de la ciudadanía.