El portavoz de OIV ha valorado el año 2004 con un aprobado y buena nota.


El portavoz de OIV ha valorado el año 2004 con un aprobado y buena nota. El gobierno ha sabido hacer frente a estos atrasos y ha iniciado nuevos proyectos, como la remodelación del polideportivo municipal, cubrir la acequia o canal del barrio marítimo, la construcción de un parking de vehículos y uno de camiones, la remodelación de los paseos Lluis Vives y Gabriel Miró, y la creación de un Casal Jove. Pero no todo han sido halagos. En este tiempo también se han cometido errores. En cuanto a servicios, hay muchos caminos en malas condiciones. Las calles de la ciudad están falta de atención y limpieza. Las zonas verdes parecen abandonadas. Las calles de circulación rápida necesitan bandas sonoras para disminuir su peligrosidad. A pesar de que hay una ordenanza que prohibe la circulación con escape libre, esta norma no se cumple y en consecuencia hay un elevado nivel de ruido en la ciudad. En lo que respecta al presupuesto para 2005, Morera hecha en falta una partida destinada a cubrir las necesidades de la juventud y los niños. En cuanto al PGOU, el concejal considera que las previsiones que se contemplan en este plan quizá no sean necesarias porque hay una reserva total , absoluta y preferente de las zonas agrícolas, cuando no sabemos lo que va a pasar en este sector en aparente decadencia. Del 2005 el portavoz de OIV espera que se realicen algunos de los proyectos más ambiciosos iniciados este año, como la N-332, el tren Gandía-Denia, la autovía del Morquí y la carretera Denia-Oliva por la costa.




 

El portavoz de OIV ha valorado el año 2004 con un aprobado y buena nota.

La comisión de hacienda, reunida en la jornada de ayer en la ciudad de Oliva, decidió con los votos a favor del PSOE y el BLOC y en contra de UV y PP, continuar adelante con el proceso de reversión de los terrenos cedidos en su día  a la Fundación TECSAL para la construcción del Centro Ecuménico.

La decisión, según el alcalde Salvador Fuster, se ha tomado en base a un informe realizado por los técnicos municipales, en el que queda claro que se han incumplido los plazos que en su día se marcaron para la construcción del edificio. Además Fuster ha asegurado que pese a las muestras de buena voluntad que de forma reiterada ha mantenido el consistorio olivense, sobre todo con las constantes prórrogas para seguir con el proceso de construcción del edificio, el comportamiento del Arzobispado y la Fundación no ha sido ni con mucho, el mejor. Una actitud que el alcalde asegura no ha dado opción a una posible solución.

Desde el Arzobispado hay muchas cosas que no se entienden, como por ejemplo, que previa a la celebración de la comisión de hacienda, se filtrara a determinados medios de comunicación la resolución de las alegaciones, sin que el propio Arzobispado o la Fundación tuvieran conocimiento de las mismas. Otra de las cuestiones que no se entienden es la valoración que se ha realizado de los periodos legales y las posibles prórrogas, y en todo caso que no se haya tenido en cuenta el progreso que el Centro supondría, tal y como reconocieron todos los grupos políticos en el momento de anunciarse el proyecto, para la ciudad de Oliva. El Arzobispado, asegura seguir apostando por la línea del diálogo, esperando que el consistorio no tome una decisión irreversible que perjudique a los intereses generales del municipio, y sobre todo ha dejado claro que piensa recurrir hasta el último momento para que el Centro y Templo Ecuménico sea finalmente una realidad.

A pesar de todo, el proceso parece que podría haber entrado en una fase ya irreversible, pese a que el propio Fuster aseguraba a este diario, que en la próxima semana se va a encargar al portavoz del PSOE mantener una reunión con  Vicente Sastre, para intentar llegar a acuerdos o como mínimo mejorar las relaciones con la Fundación.