LLEGA A ESPAÑA LA TECNOLOGÍA PRINEO


Cada año casi 400 mil españoles se someten a operaciones de Cirugía Plástica. Se trata de un nuevo dispositivo de cierre cutáneo que disminuye el tiempo de quirófano, aísla mejor las heridas y reduce el riesgo de rechazo, aumentando así la seguridad de las intervenciones. El uso de la tecnología PRINEO está indicado en intervenciones de Cirugía Plástica, como abdominoplastias, y en ginecológicas, como por ejemplo cesáreas. España es el primer país europeo en intervenciones de Cirugía Plástica y el cuarto a nivel mundial.




 

LLEGA A ESPAÑA LA TECNOLOGÍA PRINEO

Ya está disponible en España PRINEO, un nuevo dispositivo de cierre cutáneo que viene a mejorar aún más las condiciones en el campo de la Cirugía Plástica y Ginecológica. PRINEO es una versión mucho más completa de un tipo de cierre cutáneo consistente en adhesivos tisulares. “Combina este tipo de adhesivos con una malla que consigue una mayor estabilidad del cierre que con los dispositivos anteriores”, explica el doctor Jaume Masiá, cirujano plástico del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, de Barcelona y coordinador de la Reunión sobre ‘Avances en Cirugía Plástica y Ginecológica’. Durante este encuentro, que tiene lugar hoy en Barcelona, se llevarán a cabo 2 intervenciones plásticas –una reparadora de reconstrucción mamaria y otra estética consistente en una abdominoplastia- que se retransmitirán en directo a tres ciudades españolas: Madrid, La Coruña y Sevilla. En torno a un centenar de expertos se darán cita en este encuentro para “actualizar los conocimientos en las nuevas prácticas quirúrgicas de manera que todos podamos interactuar, tanto los que intervenimos en quirófano como los que asistan desde otras ciudades”, añade el doctor Masiá.

 

PRINEO aporta numerosas ventajas, tanto a los especialistas como a los propios pacientes. “El cierre es mucho más rápido, de manera que reducimos significativamente el tiempo de quirófano”, explica el doctor Masiá. Así, no sólo se facilita la intervención para el cirujano, sino que aumenta la seguridad para el paciente. “Reduciendo el tiempo de la operación, reducimos el tiempo de anestesia y, en consecuencia, aumentamos la seguridad del paciente”, matiza el experto.

 

El resultado estético, fundamental en este tipo de cirugías, también mejora gracias al PRINEO. “El dispositivo permite una aproximación más precisa de los bordes de la piel, disminuyendo así la tracción que habitualmente todas las heridas tiene durante los primeros días de postoperatorio”, añade el doctor Masiá. Asimismo, PRINEO “aisla mejor las heridas de posibles contaminaciones y evita el rechazo que algunos organismos desarrollan a determinados tipos de suturas”, explica, por su parte, el doctor Antonio Porcuna, cirujano plástico y moderador de la reunión en Madrid.

 

PRINEO se utiliza en cualquier intervención quirúrgica que conlleve una incisión relativamente grande a nivel cutáneo y que se sitúe en un plano estable que no tenga hundimientos o relieves importantes. Por ello, este nuevo dispositivo se puede usar también en operaciones ginecológicas, como por ejemplo, cesáreas.

 

España, líder europeo en Cirugía Plástica

 

España es el país europeo donde se realizan más intervenciones de cirugía plástica y el cuarto a nivel mundial. Ya sea por el carácter extrovertido de los españoles o por las condiciones climáticas y geográficas del país, lo cierto es que en los últimos diez años se ha producido un incremento muy importante de este tipo de operaciones. “Cada año se realizan en España entre 350 y 400 mil intervenciones de cirugía plástica”, asegura el doctor Porcuna.

 

Aunque el abanico de posibilidades es muy amplio, la mayoría de las mujeres se decantan por intervenciones de aumento mamario, liposucción o cirugías de contorno corporal. Por otra parte, “los hombres, que llevan varios años incorporados a este tendencia, se decantan más por rectificar las bolsas adiposas de los párpados inferiores y la papada”, añade el doctor Porcuna.

 

Aunque existen pocas contraindicaciones en estos casos, la edad sí resulta un factor determinante. Los expertos enfatizan: “Médicamente, los adolescentes no deben operarse porque no reúnen las dos condiciones indispensables para poder hacerlo: haber finalizado el desarrollo corporal y ser emocionalmente estable”, remarca el doctor Porcuna.