Oliva acudirá por segundo año consecutivo a la Feria de turismo Vakantiebeurs, en Utrecht, dentro de la campaña de promoción turística que lleva a cabo el departamento de turismo del Ayuntamiento de Oliva. La feria, una de las ferias centroeuropeas más importantes para la ciudad de Oliva por la gran afluencia de gente que acude de distintos núcleos urbanos cercanos, como Rótterdam, se inaugurará mañana para los profesionales del sector, y pasado mañana abrirá sus puertas para el público en general. Oliva acudirá a este importante acontecimiento con un stand propio en el que una informadora turística de la localidad se encargará de dar toda la información necesaria sobre Oliva a todo el que se acerque al stand para conocer un poco mejor este municipio. Pero Oliva no será la única representación de la Comunidad Valenciana en esta feria. También estará la Agencia Valenciana del Turismo, Valencia Convention Bureau, Castellón costa Azahar, las ciudades de Benirdorm y Gandía y la Federación Valenciana de Campings. A su vuelta de Holanda, el departamento de turismo de Oliva comenzará ya a preparar su participación en Fitur 2005. Será a finales de mes en Madrid. Y justo a la vuelta, el primer fin de semana de febrero, Oliva acudirá a la feria de Toulouse, una de las más interesantes para esta localidad y la que presenta una mayor relación coste beneficio, ya que la proximidad hace posible que mucha de la gente que visita esta feria tenga la posibilidad también de visitar también nuestro país.




 



La comisión de hacienda, reunida en la jornada de ayer en la ciudad de Oliva, decidió con los votos a favor del PSOE y el BLOC y en contra de UV y PP, continuar adelante con el proceso de reversión de los terrenos cedidos en su día  a la Fundación TECSAL para la construcción del Centro Ecuménico.

La decisión, según el alcalde Salvador Fuster, se ha tomado en base a un informe realizado por los técnicos municipales, en el que queda claro que se han incumplido los plazos que en su día se marcaron para la construcción del edificio. Además Fuster ha asegurado que pese a las muestras de buena voluntad que de forma reiterada ha mantenido el consistorio olivense, sobre todo con las constantes prórrogas para seguir con el proceso de construcción del edificio, el comportamiento del Arzobispado y la Fundación no ha sido ni con mucho, el mejor. Una actitud que el alcalde asegura no ha dado opción a una posible solución.

Desde el Arzobispado hay muchas cosas que no se entienden, como por ejemplo, que previa a la celebración de la comisión de hacienda, se filtrara a determinados medios de comunicación la resolución de las alegaciones, sin que el propio Arzobispado o la Fundación tuvieran conocimiento de las mismas. Otra de las cuestiones que no se entienden es la valoración que se ha realizado de los periodos legales y las posibles prórrogas, y en todo caso que no se haya tenido en cuenta el progreso que el Centro supondría, tal y como reconocieron todos los grupos políticos en el momento de anunciarse el proyecto, para la ciudad de Oliva. El Arzobispado, asegura seguir apostando por la línea del diálogo, esperando que el consistorio no tome una decisión irreversible que perjudique a los intereses generales del municipio, y sobre todo ha dejado claro que piensa recurrir hasta el último momento para que el Centro y Templo Ecuménico sea finalmente una realidad.

A pesar de todo, el proceso parece que podría haber entrado en una fase ya irreversible, pese a que el propio Fuster aseguraba a este diario, que en la próxima semana se va a encargar al portavoz del PSOE mantener una reunión con  Vicente Sastre, para intentar llegar a acuerdos o como mínimo mejorar las relaciones con la Fundación.