EN 2025 LA MITAD DE LOS ADULTOS DE LOS PAÍSES DESARROLLADOS SERÁN HIPERTENSOS


En los próximos años, la hipertensión se convertirá en una epidemia global y uno de los principales problemas de salud pública.




 

EN 2025 LA MITAD DE LOS ADULTOS DE LOS PAÍSES DESARROLLADOS SERÁN HIPERTENSOS

El incremento progresivo de las cifras de hipertensión observado en la población de los países desarrollados en la última década indica, a juicio de los expertos, que en 2025 la mitad de los adultos de estos países serán hipertensos. Ello apunta a que, en próximos años, esta enfermedad, primera causa de eventos cardiovasculares, se convertirá en una epidemia global y uno de los problemas de salud pública, siempre que no se lleven a cabo medidas de control frente a esta enfermedad. El doctor Luis Miguel Ruilope, presidente de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) “dada la envergadura de este problema, y con el objeto principal de disminuir el número de fallecimientos por causa de esta enfermedad, creemos necesario llevar a cabo estrategias de ámbito nacional dirigidas a la prevención, tratamiento y control de la hipertensión”.

 

En este sentido y, por primera vez, esta sociedad, junto a 20 entidades científicas españolas están concluyendo la elaboración de la “Declaración sobre estrategias de futuro en política sanitaria para prevenir y controlar la hipertensión arterial”. Junto a la SEH-LELHA, participan en la elaboración de esta declaración la Agencia Española del Medicamento; el Instituto de Salud Carlos III; la Universidad Autónoma de Madrid; Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN); Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC); Sociedad Española de Medicina General; Sociedad Española de Diabetes; Sociedad Española de Cardiología; Sociedad Española de Obesidad; Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI); Sociedad Española de Geriatría; Sociedad Española de Nefrología; la Asociación de Enfermería Hipertensión y Riesgo Cardiovascular (EHRICA); Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria; Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria; el Foro Español de Pacientes; el Consejo General Colegio Oficial de Farmacéuticos; la Universidad Carlos III de Madrid y la Sociedad Española de Calidad Asistencial.

 

Este especialista añade que este primer documento, que pretende sentar las bases de una estrategia para crear un plan de política sanitaria global en hipertensión de ámbito nacional tendrá éxito si autoridades sanitarias, profesionales médicos, pacientes y población general van de la mano. “Hasta la fecha, cada sociedad científica posee su propio modo de actuación frente a la hipertensión. Sólo con una política global, encabezada por las autoridades sanitarias se conseguirá el objetivo: reducir la mortalidad por hipertensión. Por ello, creamos este documento para que la Administración sepa que cuenta con nuestra colaboración”.

 

Así, este documento tiene como prioridad  “el control de la hipertensión en la gestión de procesos asistenciales; potenciar la autonomía y capacidad de los profesionales sanitarios en la prevención y control de la hipertensión arterial; mejorar el cumplimiento terapéutico por parte del paciente, y generar evidencia que permita cuantificar los costes y beneficios de las medidas dirigidas a controlarla, incluyendo la reducción de incidencias cardiovasculares”.

 

Por su parte, el doctor Antonio Sarria, director de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III, asegura que “la realidad de las enfermedades crónicas en España obliga a las administraciones a reorientar su posición, con el fin de adaptarse a la nueva realidad que plantean profesionales y pacientes”. Y continúa, “es innegable que debemos continuar trabajando para mejorar el nivel de control de los pacientes hipertensos”.

 

Fortalecer relación médico-paciente

Uno de los puntos principales del documento se basa en potenciar y favorecer la relación entre la familia médica (médicos, enfermería y otros profesionales de la salud)-pacientes y familiares. “Si la sociedad reconoce que la hipertensión es importante, ayudará al paciente a ser cumplidor. En estas líneas, el entorno familiar es fundamental para el paciente hipertenso. Si la familia entiende la situación es un apoyo inestimable y parte responsable del cumplimiento junto al médico y la enfermera. El paciente que vive solo es peor cumplidor que el que está apoyado por la familia”, advierte el doctor Ruilope. .