Comienzan las obras de mejora de la carretera Nazaret-Oliva a su paso por el casco urbano de Miramar


Diputación ya ha comenzado a ejecutar las obras, cuyo objetivo es mejorar la seguridad vial en la travesía.




 

Comienzan las obras de mejora de la carretera Nazaret-Oliva a su paso por el casco urbano de Miramar

Las obras de mejora de la carretera Nazaret-Oliva a su paso por el casco urbano de Miramar dieron comienzo la pasada semana. La Demarcación de Carreteras de la Diputación de Valencia es la encargada de llevar a cabo esta actuación, cuyo plazo de ejecución, según fuentes de la Diputación, es de un mes.

           

Las obras tienen el objetivo principal de mejorar la seguridad vial en la travesía a través de la reordenación del tráfico de la zona. Una vez acabadas las obras, no será posible cruzar la travesía desde las calles perpendiculares a ésta para dirigirse hacia Piles o Daimúz. Según el sentido de la circulación, será necesario llegar hasta alguna de las dos rotondas ubicadas en la entrada y salida de Miramar para dirigirse a los municipios situados a norte y sur de Miramar. Tampoco será posible detenerse durante el paso por la travesía.

           

Las obras también van suponer la mejora de la red de aguas pluviales y la repavimentación de toda la travesía, así como la construcción de una isleta central. Según explica el alcalde de Miramar, Asensio Llorca, “estas obras suponen la culminación de un proyecto que surge como iniciativa del Ayuntamiento de Miramar y cuyo objetivo es conseguir la mejora global de la carretera Nazaret-Oliva a su paso por nuestro municipio. En primer lugar, se construyeron, también a cargo de Diputación, las dos rotondas ubicadas en las zonas norte y sur del municipio. Con estas dos rotondas conseguimos ordenar el tráfico rodado destinado tanto a la playa de Miramar como al Polígono Industrial. De hecho, las dos rotondas posibilitan que los vehículos que se dirigen desde otros municipios a la playa y al Polígono Industrial no deban atravesar el casco urbano de Miramar para llegar a su destino. Esa primera medida ya supuso mejorar tanto la seguridad vial como la calidad de vida de los vecinos y vecinas de Miramar, ya que una gran parte del tráfico rodado se desvía a las calles de les Oliveretes y la Ronda de Llevant. A partir de ahora, esta fase final de las obras aún supondrá una mejora mayor para la seguridad vial, ya que los vehículos procedentes de las calles perpendiculares a la travesía sólo podrán incorporarse a ésta, y no cruzarla como sí podían hacer hasta ahora. Tampoco podrán detenerse en mitad de la carretera”.