El portavoz de UV se ha pronunciado respecto a la liquidación de 2004


El portavoz de UV se ha pronunciado respecto a la liquidación de 2004. Una liquidación positiva, porque es la primera vez en más de 6 años que no se cerraba un ejercicio con superávit, pero con matices. Y es que la liquidación de la que habló el portavoz del gobierno hace referencia a un superávit de 539.000€, una cifra a la que hay que restar 456.000€ euros en facturas pendientes de pago y sin consignación presupuestaria, tras lo cual queda un superávit de tan sólo 83.000€. Es cierto que se puede empezar a ver un futuro esperanzador pero no gracias al gobierno sino gracias a los ciudadanos, que llevan dos años haciendo un continuo esfuerzo económico fiscalizador. El gobierno anterior tomó unas medidas temporales para sanear la economía local con la premisa de que cuando la situación se estabilizara estos impuestos serían rebajados. Si la situación económica ya está enderezada, habría que contemplar la posibilidad de rebajar estos impuestos. Otro de las medidas que han permitido sanear la economía ha sido el incremento en el IBI urbano y las fuertes liquidaciones de plusvalías durante 2004. Ha entrado mucho dinero en el ayuntamiento a costa de los ciudadanos y esto es lo que ha permitido sanear la economía y acabar el año con superávit.




 

El portavoz de UV se ha pronunciado respecto a la liquidación de 2004

La portavoz del BLOC de Oliva, Inma Seguí, aseguraba que el voto a favor de la reversión de los terrenos del Centro Ecuménico, que su grupo diera en la comisión de hacienda del pasado viernes, se debe al cumplimiento de un mandamiento del colectivo local de su partido, que se ha basado exclusivamente en dos criterios, por un lado el que se ha rebasado el periodo concedido por el consistorio para la realización de las obras y por otro lado, que no existen garantías económias para la financiación de las obras de construcción del Centro,

Seguí ha asegurado que siguen creyendo en la importancia de una estructura que aglutinara y encabezara las cuestiones turísticas del municipio, pero que los terrenos cedidos han multiplicado de forma importante su valor y que si no hay garantias de que se pueda finalizar la construcción del edificio, los terrenos han de volver a sus legítimos propietarios, que son los ciudadanos de Oliva