Centenares de famílias acuden a la XXI Trobada d'Escoles en Valencià de Beniarjó


Berniarjó se convirtió el sábado en el núcleo reivindicativo del valenciano en la escuela. La Trobada d'Escoles en Valencià de la comarca eligió el pueblo para celebrar su edición número veintiuno. Decenas de colegios de toda La Safor se reunieron en Beniarjò para participar en diversos talleres y actividades. La concentración festiva dejó patente que la línea educativa en valenciano disfruta de muy buena salud.




 

Centenares de famílias acuden a la XXI Trobada d'Escoles en Valencià de Beniarjó

De Gandia en Almoines pasando por Tavernes, La Font, Oliva... El sábado, los colegios de todas las localidades saforenses acudieron a La Trobada d'Escoles en Valencià de la comarca, celebrada este año en Beniarjó. El encuentro celebraba su edición número veintiuna con un sinfín de actividades festivas y educativas. El objetivo final, como siempre, encender la 'germanor' entre los maestros y los padres y madres que eligen para sus hijos la línea educativa en valenciano.

El mal tiempo con llovizna no conseguió echar a perder la fiesta, que empezó con los parlamentos protocolarios de los organizadores. La directora del colegio Sant Marc de Beniarjó, àngels Espí, daba la bienvenida a los presentes con un ojo mirando el papel y otro vigilando el cielo. Acto seguido, el alcalde del pueblo anfitrión, Beniarjó, tomaba la palabra para dar las gracias a los presentes. Salvador Enguix recordó que Beniarjó fue el lugar de nacimiento del mayor poeta valenciano del Segl d'Or: Ausiàs March.

Este año, la reivindicación de Escola Valenciana ha vuelto a hacer énfasis en la necesidad de no dar un paso atrás en la defensa de la lengua. Su presidente, Diego Gómez, insistió en que continúa siendo poca la implicación de la administración valenciana en el uso y fomento de la lengua. La reivindicación de esta Trobada d'Escoles en Valencià exigió de nuevo que el valenciano sea lengua normalizada en todas las instituciones.

Y tras los parlamentos, la fiesta. La plaza del Ayuntamiento de Beniarjó se llenó de ojos maravillados ante el 'ball de les banderes'. Al sonido de la música y los timbales, unos niños abanderados hicieron exhibición de una tradición valenciana cuyas raíces se hunden en la misma Batalla de Almansa. Acto seguido, las actividades tomaron el relevo. En las calles de Beniarjó, un montón de kioskos con comidas y talleres de manualidades hicieron las delicias de padres, madres y niños fieles a la lengua.

La lluvia, sin embargo, fue arreciando a medida que avanzaba la tarde y al final del día la Trobada tuvo que tomar una triste decisión: postponer para fecha indefinida los conciertos previstos para la medianoche. A pesar de todo, la multitudinaria fiesta comarcal en defensa de la lengua demostró, un año más, que la línea educativa en valenciano disfruta de muy buena salud.