Las obras de la Plaza Elíptica se inician en día y hora establecida


La construcción del parking subterráneo hace que las palmeras de la zona tengan que ser trasplantadas a otros lugares mientras duren las obras. Una operación que cuenta con expertos y reubicará 24 palmeras en total.




 

Las obras de la Plaza Elíptica se inician en día y hora establecida

Puntuales como un reloj, las obras de construcción del futuro parking subterráneo de la plaza Elíptica comenzaron ayer tal y como estaba previsto. El alcalde de barrio, Vicent Mengual, estaba allí esta mañana para dar fe de este comienzo y manifestar la apuesta de esta actuación por la modernización del barrio República Argentina. Además Mengual ha asegurado que este inicio es una demostración de que los plazos están cumpliéndose.   

 

Uno de los comerciantes de la zona, Sergio Plata, manifestaba que todos  los empresarios del barrio están de acuerdo con las obras porque lo importante es mirar hacia el futuro, un futuro que se espera mejorado. Por parte de los vecinos de la barriada, quienes también se verán afectados por las obras durante estos dos años de construcción también se ha querido dar la opinión. Aunque “con miedo por lo que pueda pasar”, los vecinos también muestran su apoyo, según explicaba la presidenta de la asociación de vecinos, Empar Soriano.  

 

Así, comerciantes y vecinos se verán afectados, pero también otros. En este caso, no personas pero sí seres vivos: en total serán 24 las palmeras de la zona que deberán de ser eliminadas y trasplantadas a otro lugar. Una importante actuación de replantación que supone una de las mayores operaciones de transplantes llevadas a cabo por el ayuntamiento de Gandia.

 

Estas palmeras se trasplantarán en su mayoría en la zona de Benieto y otras se dejarán en los viveros municipales en reserva o se utilizarán para cubrir huecos que existen en la propia avenida República Argentina.

 

El concejal en Medio Ambiente, Vicent Mascarell, aseguraba que estas palmeras no volverán a su ubicación actual ya que el tenerlas que volver a transplantar de nuevo en un futuro supondría un riesgo importante de no arraigar bien.