Este año no habrá “bous al carrer” en las fiestas de Sant Vicent


Este año no habrá “bous al carrer” en las fiestas de Sant Vicent. Después de 34 años, el ayuntamiento de Oliva y los festeros han decidido poner punto final a esta actividad que venía a ser uno de los reclamos más importantes de estas fiestas. Los motivos no son de ahora, sino que se vienen arrastrando desde hace tiempo. Por un lado, la normativa legal referente a los toros es cada vez más exigente. Cada vez son mayores las medidas de seguridad exigidas, hasta el punto de que se han multiplicado en los últimos años hasta un 300%. Por otro lado, hay un problema económico, y es que esta fiesta, al desarrollarse en la calle, está muy ligada al estado meteorológico. En los últimos dos años, la lluvia ha protagonizado estas fiestas, lo que ha supuesto una importante pérdida de dinero. A este respecto, tanto desde el ayuntamiento como desde la comisión de festeros, se considera que habría que replantearse el modelo de fiestas de Sant Vicent para que no sea necesario depender tanto del tiempo. Pero esta decisión de eliminar los toros no quiere decir que las fiestas de Sant Vicent vayan a acabarse. Muy al contrario, esta fiesta va a continuar con sus actividades habituales pero introduciendo nuevas actividades, dando así un nuevo contenido a las tradicionales fiestas de Sant Vicent.




 

Este año no habrá “bous al carrer” en las fiestas de Sant Vicent

La portavoz del BLOC de Oliva, Inma Seguí, aseguraba que el voto a favor de la reversión de los terrenos del Centro Ecuménico, que su grupo diera en la comisión de hacienda del pasado viernes, se debe al cumplimiento de un mandamiento del colectivo local de su partido, que se ha basado exclusivamente en dos criterios, por un lado el que se ha rebasado el periodo concedido por el consistorio para la realización de las obras y por otro lado, que no existen garantías económias para la financiación de las obras de construcción del Centro,

Seguí ha asegurado que siguen creyendo en la importancia de una estructura que aglutinara y encabezara las cuestiones turísticas del municipio, pero que los terrenos cedidos han multiplicado de forma importante su valor y que si no hay garantias de que se pueda finalizar la construcción del edificio, los terrenos han de volver a sus legítimos propietarios, que son los ciudadanos de Oliva