Miembros de las hermandades de la Semana Santa escenificarán el tradicional “desclavament” de Jesucristo


Más de 20 miembros de las hermandades de la Semana Santa de la localidad valenciana de Oliva escenificarán este Viernes Santo, a partir de las 18.30 horas, el tradicional “desclavament” de Jesucristo. El acto comenzará con en el interior del claustro de la parroquia Santa María la Mayor con un redoble de timbales. Siguiendo una tradición del siglo XVII, con una coral y una música de Josep Climent y Salvador Soler de fondo, comenzará la procesión que llevará al cristo hasta el altar, donde tras quitarle la corona de espinas y ser desclavado de la cruz, el cristo será presentado por dos sacerdotes a su madre. De allí, el cristo, una talla de madera articulada de 1.60 metros de altura, irá al santo sepulcro, una cama que data del siglo XVII. Allí será ungido. A continuación habrá una procesión de una media hora aproximadamente por el interior del claustro. Procesión en absoluto silencio en la que participarán todos los miembros de las ocho hermandades de la Junta Central de Hermandades de Semana Santa. La representación del “desclavament” se acompañará en todo momento por un poema sinfónico coral, con música del prefecto de Música Sacra en la Catedral de Valencia, José Climent, natural de Oliva, y letra del escritor, también de la localidad, Salvador Soler.




 

Miembros de las hermandades de la Semana Santa escenificarán el tradicional “desclavament” de Jesucristo

La portavoz del BLOC de Oliva, Inma Seguí, aseguraba que el voto a favor de la reversión de los terrenos del Centro Ecuménico, que su grupo diera en la comisión de hacienda del pasado viernes, se debe al cumplimiento de un mandamiento del colectivo local de su partido, que se ha basado exclusivamente en dos criterios, por un lado el que se ha rebasado el periodo concedido por el consistorio para la realización de las obras y por otro lado, que no existen garantías económias para la financiación de las obras de construcción del Centro,

Seguí ha asegurado que siguen creyendo en la importancia de una estructura que aglutinara y encabezara las cuestiones turísticas del municipio, pero que los terrenos cedidos han multiplicado de forma importante su valor y que si no hay garantias de que se pueda finalizar la construcción del edificio, los terrenos han de volver a sus legítimos propietarios, que son los ciudadanos de Oliva