La unión de Consumidores informa de los consejos a seguir antes de ir de rebajas


La Unión de Consumidores de la Comunidad Valenciana, ante el inicio de las rebajas de verano, informa a los consumidores de los requisitos que deben cumplir los establecimientos en rebajas, las diferencias con otros tipos de ventas y las recomendaciones que deben tener en cuenta.




 

La unión de Consumidores informa de los consejos a seguir antes de ir de rebajas

La venta en rebajas sólo se puede realizar dos veces al año, una a principio de año y la otra en torno al periodo estival de vacaciones. Por lo tanto, aquellos establecimientos que deseen rebajar el precio de sus artículos, deberán llevarlo a cabo como mínimo una semana y como máximo dos meses, siempre dentro de las fechas concretas que establece la Generalitat Valenciana. (Rebajas de Verano desde el último lunes laborable del mes de Junio, lunes 30, y finalizan el primer sábado del mes de septiembre, sábado día 6).

 

Los productos rebajados deberán ser los que habitualmente están a la venta, y deben haber formado parte de las existencias del establecimiento un mes antes de la fecha de inicio de la venta en rebajas. Queda prohibido ofertar como rebajados productos deteriorados, o aquellos que hayan sido adquiridos para venderlos a un precio menor al habitual.

 

Las rebajas es la venta a un precio más reducido de la totalidad de los productos ofrecidos en un establecimiento o en determinadas secciones del mismo, con ocasión de cambio de estación o fin de temporada.

 

No hay que confundir las rebajas con otro tipo de ventas como los saldos, descuentos, liquidaciones. Los saldos son artículos que se venden más baratos porque están deteriorados o presentan desperfectos. Las liquidaciones se realizan por cierre, cambio de actividad del establecimiento etc. Y los descuentos se realizan sobre determinados productos puestos a la venta, la duración de la oferta del descuento debe mantenerse por lo menos 24 horas y el establecimiento comercial debe acreditar la posesión de existencias suficientes para satisfacer la demanda previsible.