Oliva ha querido sumarse a la celebración del Día del Libro


El día 23 de este mes se celebra el Día del Libro. Oliva ha querido sumarse a esta conmemoración y lo ha hecho doblando las sesiones habituales de cuentacuentos para los más pequeños y trayendo a la ciudad a dos grandes escritores de Oliva; el veterano Joan Navarro y el novel Joan Francesc Pi. El pasado sábado, 2 de abril, tuvo lugar la primera sesión de cuentacuentos en la casa de cultura. La obra escogida fue “El soldadito de plomo”, y con ella se pretendía homenajear a su autor Hans Christian Andersen en el aniversario de su nacimiento. El encargado de contar el famoso cuento fue Vicent Cortés. Este viernes, 8 de abril, tendrá lugar la presentación del libro de Joan Navarro “Magrana” a cargo de Francisco Brines y Ángels Gregori. Otra presentación, esta el día 22 de abril. El libro “La colombaire de Orán”, primer trabajo literario de Joan Francesc Pi, será presentado por Joaquina Barba Plaza. Por último, los actos de conmemoración del día del libro terminan el 30 de abril con un cuentacuentos que correrá a cargo del Tio Vicent. El cuento en cuestión será “Històries que conte a cada edad”. Todas estas actividades están organizadas desde la delegación de bibliotecas del ayuntamiento de Oliva.




 

Oliva ha querido sumarse a la celebración del Día del Libro

La portavoz del BLOC de Oliva, Inma Seguí, aseguraba que el voto a favor de la reversión de los terrenos del Centro Ecuménico, que su grupo diera en la comisión de hacienda del pasado viernes, se debe al cumplimiento de un mandamiento del colectivo local de su partido, que se ha basado exclusivamente en dos criterios, por un lado el que se ha rebasado el periodo concedido por el consistorio para la realización de las obras y por otro lado, que no existen garantías económias para la financiación de las obras de construcción del Centro,

Seguí ha asegurado que siguen creyendo en la importancia de una estructura que aglutinara y encabezara las cuestiones turísticas del municipio, pero que los terrenos cedidos han multiplicado de forma importante su valor y que si no hay garantias de que se pueda finalizar la construcción del edificio, los terrenos han de volver a sus legítimos propietarios, que son los ciudadanos de Oliva