El PP pone de nuevo de manifiesto ‘la ilegalidad’ con la que se ha llevado a cabo la concesión del Agua Potable


Tras la presentación de un recurso de reposición por parte de la empresa Valoriza Agua, los populares han vuelto a sacar a la luz todas las faltas que a su juicio cometieron desde el gobierno local con la Adjudicación del Servicio del Agua Potable en Gandia.




 

El PP pone de nuevo de manifiesto ‘la ilegalidad’ con la que se ha llevado a cabo la concesión del Agua Potable

Vuelve a estar en entredicho la adjudicación del agua potable. El PP de Gandia ha denunciado de nuevo el oscurantismo imperante y las prisas con las que el gobierno local llevó a cabo la concesión del servicio del agua potable en Gandia. Unas denuncias que se apoyan en el recurso de reposición que Valoriza Agua, la empresa que quedó en segundo lugar sobre la actual adjudicataria, ha trasladado al gobierno local y que éste va a desestimar. Los populares explican que la empresa se queja de que el ayuntamiento no quiso facilitarles información extra para poder realizar un propuesta mejor y que por tanto es un hecho claramente de veto e ilegal.

 

La popular Carla Ripoll indica que como respuesta a las dos peticiones de información de Valoriza Agua, la empresa recibió un escrito firmado por el concejal Vicent Mascarell el día 13 de febrero en el que se indicaba que no se enviaba esta información porque no se consideraba ‘esencial’.  Algo que los populares indican que es totalmente ilegal.

 

Además la empresa, en su segunda petición de información del día 12 de febrero, propuso una prorroga de plazos para poder tener tiempo suficiente para crear un pliego técnico bien elaborado. Una propuesta de la que la empresa no recibió contestación. Los populares explican que esta actuación del gobierno es de nuevo claramente ilegal.

 

De esta forma, los populares opinan que la única pretensión del gobierno local frente a este tema fue la de “tapar el agujero económico del ayuntamiento con el dinero del canon del agua sin tener en cuenta nada más, ni a los ciudadanos ni a la calidad del agua”.