El Consell Agrari de Oliva ha hecho acto de presencia en el puerto de Gandía


El Consell Agrari de Oliva ha hecho acto de presencia en la zona de descarga del puerto de Gandía para protestar ante la descarga de naranjas procedentes del extranjero, un problema que ha causado un gran malestar en diversos sectores agrarios de la comarca y que viene a agravar la delicada situación que atraviesa la agricultura en un ejercicio calificado por todos como nefasto para los intereses de los agricultores. El problema que se denuncia desde en consell, es que todavía hay en los campos de la comarca muchas naranjas en condiciones de ser cortadas, naranjas que no se están recogiendo porque los comerciantes, como consecuencia de las heladas, el pedrisco y la subida de precios en la comunidad valenciana, han optado por traer naranjas del extranjero alegando que las naranjas valencianas no están en condiciones. Una excusa que cuanto menos llama la atención, cuando han sido esos mismos comerciantes los que para dar salida a todo lo que tenían comprado, han exportado naranjas de baja calidad afectadas por el pedrisco. Sendra recalca que son todos los comerciantes los que están actuando de esta manera, pero si unos cuantos los que con esta manera de actuar están dejando de lado la naranja valenciana a favor de la naranja extranjera. Después de este acto de protesta, serán las organizaciones y asociaciones agrarias las que deberán continuar con la labor comenzada hoy movilizando a sus socios, acciones que serán respaldadas por el ayuntamiento de la ciudad.




 

El Consell Agrari de Oliva ha hecho acto de presencia en el puerto de Gandía

La portavoz del BLOC de Oliva, Inma Seguí, aseguraba que el voto a favor de la reversión de los terrenos del Centro Ecuménico, que su grupo diera en la comisión de hacienda del pasado viernes, se debe al cumplimiento de un mandamiento del colectivo local de su partido, que se ha basado exclusivamente en dos criterios, por un lado el que se ha rebasado el periodo concedido por el consistorio para la realización de las obras y por otro lado, que no existen garantías económias para la financiación de las obras de construcción del Centro,

Seguí ha asegurado que siguen creyendo en la importancia de una estructura que aglutinara y encabezara las cuestiones turísticas del municipio, pero que los terrenos cedidos han multiplicado de forma importante su valor y que si no hay garantias de que se pueda finalizar la construcción del edificio, los terrenos han de volver a sus legítimos propietarios, que son los ciudadanos de Oliva