El Partido Popular de Oliva denuncia que las calles de la ciudad “acumulan suciedad”


El Partido Popular de Oliva denuncia que numerosas calles de la ciudad “acumulan suciedad” y que los contenedores de basura rebosan “porque los camiones de recogida no pasan con la frecuencia que deberían”. Así lo ha denunciado el edil Joan Escrivá, quien, además, señala como una de las zonas más afectadas por esta “falta de limpieza” la situada entre la carretera N-332 y la playa de Oliva. El principal partido de la oposición añade que también los parques están siendo “abandonados” y que presentan “un aspecto lamentable”. Una dejadez de la que Escrivá no responsabiliza a la empresa concesionaria, sino al que considera “responsable último” en esta cuestión, el gobierno municipal. En cuanto a la recogida de basuras, el edil popular ha denunciado que se realizan “de forma esporádica y, para nada, diariamente, sobre todo en la zona de Les Deveses o Burguera”. Señala que el consistorio debe exigir a la empresa encargada que cumpla con las obligaciones a las que se debe.




 

El Partido Popular de Oliva denuncia que las calles de la ciudad “acumulan suciedad”

La portavoz del BLOC de Oliva, Inma Seguí, aseguraba que el voto a favor de la reversión de los terrenos del Centro Ecuménico, que su grupo diera en la comisión de hacienda del pasado viernes, se debe al cumplimiento de un mandamiento del colectivo local de su partido, que se ha basado exclusivamente en dos criterios, por un lado el que se ha rebasado el periodo concedido por el consistorio para la realización de las obras y por otro lado, que no existen garantías económias para la financiación de las obras de construcción del Centro,

Seguí ha asegurado que siguen creyendo en la importancia de una estructura que aglutinara y encabezara las cuestiones turísticas del municipio, pero que los terrenos cedidos han multiplicado de forma importante su valor y que si no hay garantias de que se pueda finalizar la construcción del edificio, los terrenos han de volver a sus legítimos propietarios, que son los ciudadanos de Oliva