De la Vega inaugura la XXV edición de la Universitat d'Estiu


El acto inaugural contó con la asistencia de centenares de asistentes quienes llenaron las butacas del Teatro Serrano.




 

De la Vega inaugura la XXV edición de la Universitat d'Estiu

Ayer en la tarde, quedó inaugurada oficialmente la vigesimo quinta edición de la Universitat d’Estiu. Debido a las inclemencias meteorológicas, el acto inaugural tuvo que cambiar de escenario, en vez de celebrarse en los jardines de la Casa de la Marquesa tuvo que hacerlo en el Teatro Serrano. Un teatro que se llenó de gente entusiasta por participar, al menos con su presencia, en un pedacito de la historia de esta Universitat d’Estiu y su cuarto de siglo recién cumplido. El acto inaugural se llevó a cabo a través de los parlamentos de cuatro personalidades: el director de la Universitat, Joan del Alcázar, el rector de la Universitat de Valencia, Francisco Tomás, el alcalde de la ciudad, José Manuel Orengo y la invitada de honor, la vicepresidenta Mª Teresa Fernández de la Vega.

 

Todos ellos reflexionaron sobre la importancia de la educación para el desarrollo de la sociedad. Pero todos hicieron especial mención a estos 25 años de universidad de verano en Gandia. Una universidad que comenzó sus inicios en el Grau de Gandia, en los albores de la democracia, con la idea de acercar la educación a todas y cada una de las personas que así lo desearan.

 

‘Universitat, Formació i democràcia’, el título de este año de la Universitat d’Estiu fue retomado por el rector de la Universidad de Valencia, Francisco Tomás, quien dio a conocer las cifras de los alumnos conseguidas durante estos años y los ejes y apuestas de cara al futuro. Tomás se refirió al nuevo Centro Internacional de Gandia y a la construcción del nuevo edificio que “no tardará mucho más de un año”. También dedicó unas palabras a la primera generación de la Nau Gran. A esos 70 estudiantes de más de 65 años quienes han comenzado en la ciudad este año su primer curso universitario.

 

Aunque de manera superficial, Tomás no dejó de reivindicar la mala situación financiera por la que están pasando las universidades españolas. Una situación que se alarga pero que, según explicó, no ha servido para bajar la guardia y dejar de apostar por el futuro en la Universidad de Valencia. Este no fue un mensaje de desánimo, sino todo lo contrario.

 

Así mismo, el alcalde de la ciudad, José Manuel Orengo, se refirió también a la crisis económica. Orengo habló de cambios y dio ánimos y esperanzas. Aseguró que las ciudades y los ayuntamientos deberán de reinventar su identidad local para ser comarcales y supracomarcales y de esta forma crear riqueza y captar financiamiento externo. Así mismo Orengo habló de la importancia de las nuevas tecnologías y la innovación y manifestó la idea de que la inversión que más rentabilidad da es la de la educación.

 

Cerró la serie de discursos la vicepresidenta del gobierno, Mª Teresa Fernández de la Vega, quien habló del saber y la importancia del conocimiento como hebras centrales de un tejido híbrido crítico en la sociedad. Por todo ello, decía, invertir en universidades, en capital humano, es reforzar la calidad de la democracia.

 

Con estas palabras quedó inaugurada la Universitat d’Estiu, esta 25 edición cuya apertura finalizó con un ágape en el patio de armas del Palau Ducal.

 

Hoy, el director de la misma, Joan del Alcázar, valoraba en La Mañana de COPE Onda Naranja, el acto de ayer como muy satisfactorio pese a haberlo tenido que reubicar a última hora de la tarde.