Ramón Carriaño afirma desde la UEG que la pobreza puede considerarse un círculo vicioso


El curso “Círculos viciosos y virtuosos de la salud” ha sido el segundo presentado esta mañana en el patio de la Casa de la Marquesa y enmarcado dentro del programa de la Universitat d’Estiu. Un curso que abarca la relación entre la pobreza, los problemas de salud y el desarrollo en países de todo el mundo.




 

Ramón Carriaño afirma desde la UEG  que la pobreza puede considerarse un círculo vicioso

Ramón Carriaño, profesor titular de la Universitat de València ha aclarado el significado del título del curso afirmando que el desarrollo de los países gira en forma de circularidades y el objetivo de la comunidad internacional debe ser convertir esos círculos viciosos en virtuosos. Carriaño ha explicado que por ejemplo la pobreza es un círculo vicioso ya que este estado provoca una afectación de la salud, por falta de higiene, refugio, etc. Por ello esta situación de salud acaba influyendo en los aspectos económicos pues las personas resultan incapaces de ganarse su propio sustento y entran en una dinámica negativa.

 

El ponente de hoy, el militar Germán Caraballo no ha podido comparecer ante los medios y por ello el coordinador del curso nos ha contado la jornada de hoy, centrada en la seguridad como punto fundamental para el inicio del desarrollo y la salida hacia un círculo virtuoso. Ha afirmado que en el contexto de interdependencia global en el que vivimos y en el que la seguridad de los distintos países con conflictos externos puede verse afectada, resulta positiva la intromisión del ejército bajo misiones de paz autorizados por Naciones Unidas.

 

Esta seguridad será el plano principal que llevará a un desarrollo y a un círculo virtuoso, como ha querido reafirmar Ramón Carriaño, que traerá el bienestar y la salud para las personas en términos generales.