El prado, antes de estar acabado vuelve a ser objeto de obras


Sin lugar a dudas, esta es la plaza de la ciudad que más controversia está generando. La plaza, histórica y emblemática, fue inaugurada víspera de elecciones, pese a que el BLOC, responsable en aquel momento del departamento de proyectos de ciudad, se negó a recepcionar las obras al entender que no se habían acabado cumpliendo la memoria de calidades. Ahora se anuncian nuevas obras de remodelación con un coste superior al millón de euros, por lo que se ha desatado de nuevo la polémica




 

El prado, antes de estar acabado vuelve a ser objeto de obras

El nuevo gobierno surgido del pacto PSOE-Plataforma de Gandia, sí recepcionó las obras y prácticamente desde ese momento hablaron de la necesidad de remodelar la plaza.

 Mucho se ha hablado de la plaza y de las intenciones del gobierno para con ella, pero no ha sido hasta esta semana que hemos sabido el proyecto a desarrollar. Una plaza que según Mut va a ser “verde, con agua y con sombras” y que antes de estar finalizada del todo va a acometer nuevas obras. El coste de las mismas va a estar en torno a los 100 ó 150 euros por metro cuadrado, lo que hace que las cifras se disparen si contamos con que es una plaza de 10.000 metros cuadrados.

 El proyecto, que se iniciará en el plazo de dos meses y se ejecutará por tramos, es obra de un prestigioso paisagista e incluye zonas de estar, juegos infantiles, una fuente para la plaza, una gran cúpula, gramíneas y otros elementos arquitectonicos. Ademas el proyecto respetará el emplazamiento actual de la falla Prado.

 Este proyecto no ha quedado exento de polémica, ya que desde las filas de la oposición se han apresurado a mostrar su disconformidad, no con el proyecto en sí, que aseguran no conocer más que por los medios de comunicación, sino porque hay muchos aspectos que no han quedado aclarados en esta cuestión.
 Desde el BLOC, no se entiende cómo se recepcionó una obra inacabada para ahora volver a hacerla y mucho menos sin haber consultado ni con los grupos de la oposición, ni lo que es más grave, con vecinos y comerciantes, que son los que realmente van a sufrir las obras.

 Del proyecto en si, han preferido no hablar hasta que no lo conozcan en profundidad, ya que de momento saben lo que los medios de comunicación han reproducido.

 El PP ha sido mucho más crítico con esta cuestión, ya que han mostrado una seria preocupación por la cuestión económica. No saben qué ha pasado con la fianza que la empresa constructora depositó en su día como garantía de buena ejecución, algo que no se ha producido, pero además aseguran los populares que se desconoce de todo punto el coste real del proyecto, ya que aunque se habla de precio por metro cuadrado, no se sabe el coste de la redacción del proyecto por parte del paisagista de prestigio.

Otro de los aspectos en que los populares han mostrado su disgusto es en la falta de confianza del gobierno en los técnicos municipales, ya que una vez más, en lugar de confiar en ellos para el diseño de una parte importante de la ciudad, se les deja de lado para contratar expertos de fuera.

Por último, han criticado el secretismo y la falta de participación con que han realizado este nuevo proyecto.