Bloc y PP critican la deuda del Ayuntamiento que se incrementa con un crédito de 23 millones


La pasada semana el Gobierno municipal anunciaba la disposición de un crédito de 23 millones de euros financiados por el Instituto de Crédito Oficial, BBVA, Bancaixa y Caja Madrid. Tanto el Bloc Nacionalista como el Partido Popular han querido hacerse eco y valorar una medida que, afirman, demuestra el endeudamiento que padecen las arcas públicas.




 

Bloc y PP critican la deuda del Ayuntamiento que se incrementa con un crédito de 23 millones

José Manuel Orengo, alcalde de Gandia, manifestó hace unos días que esta cuantía de dinero se invertiría en infraestructuras, mejora económica y mejora en la competitividad y calidad de vida de los gandienses. Facund Puig, portavoz del Bloc, denuncia que el Ayuntamiento califique de regalo un crédito que incluye 6.000 euros que habrá de pagar en concepto de comisión de agencia, 57.000 euros en concepto de comisión de obertura y con un tipo de tipo de interés superior al 6%.  Facund Puig confirma que este crédito pertenece a una empresa pública dependiente del Ayuntamiento y afirma que una de las finalidades de la creación de este tipo de empresas es la de diferir la deuda que ya no puede superar el Ayuntamiento.

 

Desde el Bloc se piensa que no es precisamente la confianza lo que predomina en las condiciones impuestas por las entidades de crédito ya que como expone Puig el Ayuntamiento de Gandia deberá realizar una rebaja de sus posiciones de riesgo financiero directo de 15.000 euros. Además estará obligado a  la entrega de las cuentas anuales y el presupuesto del año con cada ejercicio, así como a utilizar los fondos exclusivamente para el fin previsto.

 

Por su parte, la portavoz del Partido Popular, Carla Ripoll, critica también este crédito y cree que trae a Gandia “pan para hoy y hambre para mañana”. Acusa de esta manera al Gobierno Municipal de no saber gestionar el dinero de los gandienses ni planificar las inversiones, ocasionando la quiebra del Ayuntamiento.

 

Se trata de un crédito de libre disposición que, como anunciaron José Manuel Orengo y Fernando Mut, no computa como deuda municipal. No cambia los parámetros de solvencia económica y financiera del Ayuntamiento, ni suma como deuda municipal. Sin embargo, la oposición recrimina que se engañe a los ciudadanos de la verdadera situación de quiebra del Ayuntamiento.