El gobierno surrealista y sin rumbo de Orengo


Respecto al Préstamo concedido por el I.C.O por un importe de 23.000.000 de euros, el Grupo Municipal Popular quiere manifestar que nos parece surrealista que el Sr. Orengo afirme que "no puede ocultar su satisfacción", como si fuera el regalo de Navidad que se le hace a la ciudad, cuando, en realidad, no sólo hay que devolver dicho importe sino que, además, hay que añadirle a la amortización los intereses y comisiones que se devengan de dicho préstamo y que, por supuesto, salen del bolsillo de todos los gandienses. Esto nos recuerda el anterior episodio del cobro del canon total anticipado del Agua Potable, lo contento que estaba el Gobierno y del que, en tan solo tres meses, ya se han gastado el 50 de lo cobrado o, lo que es lo mismo, ¡¡¡más de 27 millones de euros!!!




 

El gobierno surrealista y sin rumbo de Orengo

En época de crisis económica hay que apretarse el cinturón y este Gobierno, por el contrario, tira con pólvora de rey. Eso sí, con dinero de todos. No establece prioridades, ni planifica con criterios de racionalidad las inversiones a realizar en la ciudad. Ahora les entran las prisas por dos motivos. Primero, porque , al parecer, se acaban de dar cuenta que para el 2010, año del V centenario del nacimiento de San Francisco de Borja, quedan menos de dos años y los plazos administrativos a los que hay que sumar los periodos de ejecución de las obras, no les cuadran. Y segundo, porque pretenden conseguir la cuadratura del círculo para enmarcar cualquier inversión que se haga en la ciudad dentro del "Gandia 2025" para contentar al socio de Gobierno, el Sr. Mut, que en sus delirios de grandeza y su colaboracionismo con el Sr. Orengo ha perdido el rumbo.
Nuevamente están tratando de confundir al ciudadano con artimañas de más que dudosa ética. La casa se está construyendo otra vez por el tejado. Para qué tantos estudios del estudio del estudio realizados a través de contrataciones externas y con contratos de asistencia técnica costándonos a todos miles y miles de euros mientras los excelentes técnicos de la casa observan atónitos el caos y el desorden que reina en el departamento de urbanismo. ¿Y para que tanto estudio si se supone que para lo que debieran servir es para, en base a sus conclusiones, realizar las actuaciones correspondientes?, ¿Y para qué crear una Empresa Pública argumentando falta de agilidad en la gestión del Ayuntamiento?
Ya dijimos que la razón no era esa sino que, fundamentalmente, era, no sólo colocar a los amigos en los cargos remunerados, en esa empresa, que también, sino desviar la deuda municipal que ya está en los límites legales establecidos (130%), por lo que el Ayuntamiento no puede solicitar más préstamos ni aumentar su capacidad de endeudamiento, por lo que los 23 millones de euros que ahora se acaban de pedir se hace a través de Iniciativas Públicas S.A. Eso sí, avalado por el Ayuntamiento de Gandia que en los sucesivos ejercicios presupuestarios se compromete a presupuestar y llevar a cabo las aportaciones económicas que sean precisas a Iniciativas Públicas S.A. y a dotar financieramente en los presupuestos municipales anuales las cantidades correspondientes a la amortización, los intereses y a las comisiones devengadas del citado préstamo. Por tanto, ¿quién sino todos los gandienses van a pagar en 15 años  estas cantidades, además de las deudas que ya tiene contraídas este Ayuntamiento?.
¿Es todo lo anterior, como dice el Sr. Orengo, "habilidad para financiar las Inversiones"?. Para el Grupo Popular la respuesta es clara: NO.
Para nosotros, habilidad para hacer las cosas bien hubiera sido aprobar el presupuesto del 2008 sin obviar que la mayor parte de inversiones pretendían hacerlas a través de la venta de Patrimonio Municipal del Suelo (P.M.S) cuando en época de crisis no hay quien venda porque tampoco hay quien compre... Habilidad para hacer las cosas bien hubiera sido establecer prioridades y ser realistas con la situación económica municipal de quiebra técnica de un Ayuntamiento endeudado hasta el 130%... Habilidad para hacer las cosas bien hubiera sido dedicar el canon del agua a invertir en todo aquello relacionado con el ciclo integral del agua y que tanta falta hace a la ciudad y no a pagar facturas atrasadas que van desde botes de pintura, hasta restaurantes y gastos de publicidad... Habilidad para hacer las cosas bien sería, en definitiva, no pretender vender como un gran éxito la obtención de un nuevo préstamo de 23 millones de euros que no es más que "pan para hoy y hambre para mañana", hipotecando el futuro de las sucesivas corporaciones y, con ello, la también la voluntad de los ciudadanos y el equilibrio presupuestario de un Ayuntamiento y de una ciudad que va a pagar el despilfarro, la descoordinación y la mala gestión los antojos de un Gobierno que ha perdido el rumbo y la vergüenza.