El PP apuesta por un modelo comercial distinto para Gandia


El Partido Popular de Gandia ha denunciado esta mañana en rueda de prensa que el gobierno municipal se ha olvidado del pequeño comercio, que atraviesa una fuerte situación de crisis, agravada por el desamparo del Ayuntamiento y el empeño de ambos socios de gobierno en favorecer la proliferación de grandes superficies comerciales, que no hacen más que perjudicar al comerciante urbano. Torró y Ripoll reclamaban soluciones y medidas urgentes para paliar esta situación y exigían a PSOE y Plataforma que modifiquen el rumbo de su política comercial, basada, decían, en la improvisación. Desde las filas socialistas, su portavoz Ana García negaba esta situación y pedía al PP que sea más comedido con sus críticas, ya que con éstas sólo consiguen perjudicar a su propia formación.




 

El PP apuesta por un modelo comercial distinto para Gandia

El grupo municipal popular del Ayuntamiento de Gandia mostraba hoy su preocupación, sin ánimo de alarmar, por la grave situación que padece el pequeño comercio urbano. "Estamos en una situación muy crítica para el comercio, hemos de tener claro que el comercio en ésta ciudad está llegando al límite y esto al Sr. Orengo le importa bien poco".

La portavoz popular, Carla Ripoll, y el líder de la formación, Arturo Torró, manifestaban el desacuerdo de su grupo con el modelo comercial que sigue el gobierno. Un modelo que va empobrecer a los pequeños comerciantes y a la ciudad en su conjunto.

Según Torró, "Orengo pone diques de contención al comercio urbano, y ahora estamos llegando a un punto limite, el Alcalde ha de hacer una política efectiva, marcar fechas reales para los proyectos, porque en este momento tan critico, una bajada de ventas puede ser crucial para muchos comercios".

Ripoll insistía una vez más en que la gran superficie comercial que ha sido aprobada en el PAI de Sanxo Llop, no hará más que perjudicar el comercio urbano, denunciando que el gobierno municipal ha olvidado la defensa del pequeño comercio. Un sector estratégico, ya que alrededor del 40% de la ciudad vive del sector comercial.

Carla Ripoll sostenía que interesa buscar un equilibrio entre el pequeño comercio y la gran superficie comercial. Un equilibrio que, con su política comercial, ha roto el PSOE. La portavoz popular denunciaba que el gobierno municipal no invierte en el comercio urbano, y está dejando en una situación de total desamparo al pequeño comerciante. Así, la concejal exponía que la subvención que recibe la Unió de Comerciants de Gandia es la misma que en años anteriores se otorgaba a una sola asociación.

La edil popular explicaba que urge una revitalización del espacio urbano. Algo que pasa por aprobar el Plan de Movilidad y, entre otras cuestiones, habilitar más plazas de aparcamiento y contar con un transporte público eficiente y de calidad.

Además, los populares se preguntaban por cómo van a afectar las últimas actuaciones urbanísticas anunciadas al comercio urbano. Una serie de macroproyectos que verán mayoritariamente la luz en 2010, en pleno año Borja, y donde Orengo y Mut, decía Ripoll, persiguen lucir palmito, aparecer en la foto y trabajar la política del envoltorio, en lugar de la del contenido.

La contestación del gobierno municipal no se ha hecho de rogar. Como ya acostumbra, la portavoz socialista comparecía en una improvisada y fugaz rueda de prensa, donde ha recriminado a los populares su poco criterio a la hora de analizar la realidad de Gandia. Una realidad, decía la edil, donde el gobierno municipal invierte en comercio y atiende las demandas de los pequeños comerciantes del núcleo urbano de la ciudad.

Ana García manifestaba que el PP sigue en su línea, una línea basada en el poco criterio de Torró para criticar ahora lo que en su día, como Presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico, respaldaba. La edil sostenía que Gandia sí que invierte en el pequeño comercio y se preguntaba por la fórmula mágica del PP para vaticinar un futuro tan negro e incierto, encendiendo la alarma y perjudicando gravemente al comercio local. La edil socialista pedía al Partido Popular que sea más comedido con sus críticas, ya que éstas sólo perjudican a ellos mismos.