Pepe Salazar, tambien se pronuncia sobre la situación del establecimiento en el que se produjo la intoxicación


El concejal de Unión Valenciana en Oliva, Pepe Salazar, también se ha querido pronunciar sobre la situación de irregular en que se encuentra el establecimiento en el que se produjo la intoxicación por salmonelosis la pasada semana. Según Salazar, es imperdonable que se haya permitido la actividad en un establecimiento sin que se le hayan otorgado las licencias y permisos pertinentes, pero además es más grave comprobar que ninguno de los trabajadores del establecimiento cuenta con carné de manipulador de alimentos y que el gobierno municipal era conocedor de la actividad sin que haya intervenido. Los motivos de la falta de intervención, los encuentra Salazar en que el propietario del establecimiento es primo hermano del alcalde. Motivo por el que se podrían haber falseado otros datos de cara a los medios de comunicación como el número de afectados. Salazar, que entiende que su sustitución en la delegación de industria fue consecuencia de las denuncias de irregularidades por parte de los socialistas, ve en este caso, un refuerzo a su tesis, al entender que desde que no está él en el departamento, se tiene más facilidad para incumplir la normativa.




 

Pepe Salazar, tambien se pronuncia sobre la situación del establecimiento en el que se produjo la intoxicación

La portavoz del BLOC de Oliva, Inma Seguí, aseguraba que el voto a favor de la reversión de los terrenos del Centro Ecuménico, que su grupo diera en la comisión de hacienda del pasado viernes, se debe al cumplimiento de un mandamiento del colectivo local de su partido, que se ha basado exclusivamente en dos criterios, por un lado el que se ha rebasado el periodo concedido por el consistorio para la realización de las obras y por otro lado, que no existen garantías económias para la financiación de las obras de construcción del Centro,

Seguí ha asegurado que siguen creyendo en la importancia de una estructura que aglutinara y encabezara las cuestiones turísticas del municipio, pero que los terrenos cedidos han multiplicado de forma importante su valor y que si no hay garantias de que se pueda finalizar la construcción del edificio, los terrenos han de volver a sus legítimos propietarios, que son los ciudadanos de Oliva