La aspirina y derivados, peligro en pediatría