Lo primero, el empleo