La AEPD autoriza, por primera vez, la conservación de datos personales con fines históricos