Sólo Dios puede evitarlo… porqué el resto… lo dudo