Un inmenso jardín y dentro de él un sorprendente Molí Nou