CCOO y UGT sólo velan por su interés