Esquiroles y primos ante la huelga