La agricultura cede ante la Semana Santa… es lógico