¿Joventut perduda o abandonada?