El Rosario, ese pecado culinario