¿Dirigirá la hipnosis la revolución en el sector sanitario?