Dos años de sacerdote…