Sofá, el rey del salón