Javier Bertó Gómez, Capitán Cristiano

Javier Bertó Gómez, Capitán Cristiano

Por C. Berzosa
3/10/2019

Este año nadie se puede perder las fiestas que van a ser inolvidables

Pertenece a la filà Espercius y este año le toca ser el Capitán de las tropas cristianas que defenderán Bellreguar del ataque de los de la Media Luna. Es un sueño cumplido aunque también asegura que es una responsabilidad que asume con la seguridad de sentirse acompañado por su Filà y también por su familia, en la que su esposa dejará las filas sarracenas para acompañarlo como cristiana en la carroza de la entrada.

¿Cómo llegas a ser el Capitán Crisitano este año en las fiestas de Bellreguard?
Como suelo decir, esto no es algo que llega de un año a otro, sino que se va gestando con el tiempo, porque supone un gran orgullo, pero también una gran responsabilidad y no todo el mundo está dispuesto. Además te ha de nacer, no puedes forzar estas cosas y año tras año se va viendo quien puede ocupar el cargo.

Vamos, que tenías claro que cuando llegara el momento tu querías ser el Capitán
Sí, la verdad es que sí. Desde que en el año 2001 se fundó nuestra filà soy Cap d'Escuadra, que nadie quiere ser tampoco nunca y yo lo soy y tenía claro que cuando llegara el momento sería el Capitán Cristiano.

¿Cómo y por qué entras en la fiesta de Moros y Cristianos?
Todo comienza en el 2001, cuando empieza el auge de las fiestas en Bellreguard. Todos los amigos nos reunimos y decidimos entrar en la fiesta. Nos reunimos con la asociación y nos dijeron que podíamos integrarnos siempre y cuando formáramos parte del bando cristiano porque estaba muy descompensado. A nosotros nos pareció bien porque no teníamos una preferencia clara por ninguno de los bandos, lo que sí teníamos era la clara intención de formar parte de la fiesta y hasta ahora.
Eso quiere decir que en tu familia no había tradición
No, no había esa tradición de esta fiesta. Pero aquí en Bellreguard, aunque no tengas tradición familiar, para vivir la fiesta tienes que estar en una filà. No porque la fiesta sea cerrada, ni mucho menos, ya que nosotros tenemos las puertas abiertas todo el año e invitamos a todos a participar, sino porque para vivir la fiesta bien hay que estar integrado en ella.

¿Cómo definiría su Filà?

Como una auténtica familia. Como puedo comparar con otras poblaciones en las que hay filaes muy extensas y grandes con varios grupos de gente que son ?amigos de moros? y nosotros al ser mucho más pequeños, somos los amigos de toda la vida y nos convierte en familia.

¿Con quien compartirá este cargo?
Con mi mujer Mireia Pellicer y mi hijo de dos años Lucas Bertó, que me acompañarán en la carroza, lo que este año tiene su cosa, porque mi mujer es miembro de una filà mora y este año le gano yo la batalla y vendrá conmigo como cristiana.

¿Cómo prevé este año la fiesta?
Como siempre muy especial y participativa, aunque este año creo que lo va a ser más, no porque yo sea el capitán, sino porque hemos recuperado los textos de las embajadas de 1902 y los hemos adaptado para hacer este año unas embajadas nuevas y por tanto son primicia. Es la excusa perfecta para volver a Bellreguar aquél que ya nos conozca y para venir por primera vez aquellos que aún no hayan estado aquí. ¡Así que queda todo el mundo invitado!