Mea en plena Comisaría tras ser detenido por agresión, daños y con marihuana

Mea en plena Comisaría tras ser detenido por agresión, daños y con marihuana

Por
1398

Un vecino de Gandia, de 28 años de edad, ha sido detenido por la Policía Local y Policía Nacional tras enfrentarse a una patrulla policial, causarle lesiones, amenazar a los agentes y al personal médico que lo atendía y serle incautada marihuana. Una vez detenido, siguió con sus amenazas, causó daños en el vehículo policial y llegó a mear en plena Comisaría.

Los hechos ocurrieron pasadas la una de la madrugada del miércoles, en un bar ubicado en la avenida de la República Argentina. Allí una persona estaba causando molestias y cuando llegan los policías ven en la puerta del local al ahora detenido discutiendo con un peatón. Cuando los agentes se acercan y le piden la documentación, este gandiense de 28 años de edad, responde insultando y amenazando a los policías. Los agentes locales le piden que se calme y que se identifique con la documentación que debe llevar encima y, lejos de ello, se pone más agresivo e intenta marcharse del lugar haciendo caso omiso a los requerimientos de la autoridad.


En ese instante un agente lo sujeta por el brazo para que no huya y comienza un forcejeo acabando en el suelo el detenido y los dos primeros policías que llegaron al bar, causándose diversas lesiones. De inmediato llegan al lugar refuerzos policiales ante la situación, como otra patrulla de la Policía Local así como un zeta de la Policía Nacional colaborando todos ellos en la detención de la persona que pretendía huir.


En el registro al que fue sometido se le incautó una caja conteniendo marihuana, así como en un bolsillo, un cenicero de cristal grueso que había acogido, según manifestó, para defenderse.


Tras ser detenido, la bicicleta en la que se desplazaba fue retirada por la grúa hasta el depósito municipal. El detenido y los policías heridos fueron atendidos en el Hospital. Aún así, el arrestado continuaba con la actitud amenazante y chulesca tanto para con los agentes policiales como el personal médico que lo atendía. El médico le ofreció tratamiento y el detenido se negó diciéndole que había tomado de todo y que no era capaz de tocarle.

Ya en Comisaría, insultó y amenazó a los policías y a sus familias para, posteriormente, mear en las dependencias policiales, concretamente en los pre-calabozos.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR