Detenido al intentar tirar por el hueco de la escalera a su mujer de 73 años

Detenido al intentar tirar por el hueco de la escalera a su mujer de 73 años

Por
1365

El marido machista, borracho y de 75 años de edad, la sacó de casa con la bata y cuando estaba con medio cuerpo asomado por encima de la barandilla, los desgarradores gritos de auxilio y socorro hicieron salir de casa a un joven de 17 años y su madre que evitaron males mayores. Lo detuvo la Policía Local no sin antes intentar agredirles.

Ni la edad ni los vecinos. Todos lo sabían y por eso salieron ayer al mediodía a salvarle la vida a una mujer cuyo marido iba a tirarla por el hueco de la escalera. Sucedió a pleno mediodía en un edificio de Gandia. Es la cara, ya nada oculta, de la violencia machista.

La Policía Local de Gandia ha detenido a un vecino de la ciudad, de 75 años de edad, por coger a su mujer de la bata, sacarla del domicilio e intentar tirarla por el hueco de las escaleras. Los desgarradores gritos de auxilio y socorro de la mujer, de 73 años, alertó a los vecinos que salieron de sus viviendas para ayudarla.

Sucedió ayer sobre la una del mediodía, en una vivienda de un edificio de Gandia cuando el detenido llegó a casa borracho y se dedicó a proferir insultos a su mujer. Los vecinos, conocedores de los habituales episodios de violencia ejercida del marido a la mujer, cuando escucharon una nueva agresión y los gritos de auxilio y socorro ya sabían a lo que se enfrentaban.

El primero en acudir en su ayuda fue un joven de 17 años, vecino de la víctima que al escuchar los golpes y los gritos salió de casa para socorrerla. Detrás de él salió la madre del menor ante la petición de auxilio de la señora que estaba con medio cuerpo asomado por encima de la barandilla. Al salir de casa los dos, el agresor se apresura rápidamente a meterse en su casa.

A los pocos minutos llega la primera dotación policial y los agentes de la Policía Local le preguntan a la mujer por lo ocurrido y por el paradero del marido. Está dentro de casa, les contesta, abriéndoles la puerta.

La mujer, a sus 73 años de edad, relata angustiada a los agentes que los malos tratos son habituales y  desde hace años. Su marido la agrede físicamente y la veja desde hace muchos años. Los vecinos, en el rellano donde ha ocurrido la agresión, confirman a la Policía Local lo que está contando la mujer. Y afirman además que, lo han escuchado. Que han escuchado los gritos, golpes, vejaciones y menosprecio al que es sometida la mujer por parte del marido. Y de forma continuada.

La víctima también explica y advierte a los agentes que el marido suele autolesionarse para inculparla a ella de agredirle. La calman y le ofrecen ser asistida por sanitarios y el protocolo en estos casos de agresión machista. La mujer, explica a los agentes que prefiere esperar la llegada de su hijo para ver qué hacer con lo ocurrido.

Los agentes de la Policía Local entran en la vivienda y proceden a detener al supuesto agresor quien ofrece resistencia lanzando patadas a los agentes sin llegar a darles. El detenido ha pasado a disposición del Juzgado de Violencia contra la Mujer Nº1 de Gandia.