Obituario: José Pedro, la voz satírica y emblemática de las Fallas de Gandia

Obituario: José Pedro, la voz satírica y emblemática de las Fallas de Gandia

Por
2113

Sirvan estas líneas a modo de recuerdo para quien fue todo un personaje hasta sus últimos días. Profesor, fallero, involucrado en la integración, religioso, y una de las voces satíricas más emblemática de las Fallas de Gandia. El entierro de José Pedro García Canet tendrá lugar hoy lunes, 4 de febrero, a las 17.30 horas en la Insigne Colegiata de Santa María de Gandia. Su cuerpo descansa en el Tanatorio Mondúver.

Su timbre de voz denotaba esa mezcla de sarcasmo, de inteligencia, de sátira y de prestancia. Su altura, su buena planta e incluso su nariz aguileña delataban que se estaba ante una persona sabia, con cultura, con principios, ante una persona religiosa y respetuosa; ante un padre de familia entregado y abnegado, y ante un profesor con una forma peculiar de dar clases.

Algunos lo recordarán como profesor en el instituto nuevo, el María Enríquez de Gandia. Otros por su vinculación con las Fallas de Gandia y, en especial, en la comisión de Màrtirs. No en balde, siempre fue una de las voces y colaborador del desaparecido José Lloret Tarrasó y del ''pequeño titán'' Manuel Cascales que, junto a Ramón Sanz, fueron el alma mater de la comisión cercana al parador de las Tartanas. Hoy todavía queda gente como Vicent Enguix o Paco Alberola, y otros más que formaron parte de aquel nutrido grupo de falleros de Màrtirs que elevaron la comisión hasta límites insospechados.

Hoy nos ha dejado esa voz gruesa que nos deleitaba cada año; ese hombre jovial y alegre que no se perdía por nada del mundo las eternas y no aburridas gracias a él, reuniones para dotar a las Fallas de Gandia de unos estatutos y un régimen interno digno. A principios de los 90 asumió el rol de defender la reglamentación fallera por parte de Màrtirs y bromeaba siempre con un servidor alabando o criticando ''a los académicos de la cipriana''. Pero siempre tuvo ese punto crítico, ese punto ácido y esa tranquilidad para llegar a consensos por el bien de las fallas.

En el ámbito profesional, además de profesor de instituto, ostentó el cargo de concejal del PP en el Ayuntamiento de Gandia. Una formación política a la que siempre guardó fidelidad y ayudó. E incluso cuando se presentó por las siglas del Partido Demócrata Popular (PDP) siendo una cara nueva para algunos vecinos incluso de su Almoines querida. Desde siempre enarboló la bandera de la familia y la religiosidad hasta el punto de formar parte siempre de su vida. Después de la docencia, siguió invirtiendo tiempo en la misma sobre todo para los más desfavorecidos.

Cuando comenzaron las televisiones privadas, en Tele-5 logró ser noticia a nivel nacional por sus reivindicaciones para obtener calefacción en el desaparecido centro educativo de Potries, donde explicó que tenían que aplaudir en clase para poder calentarse en pleno invierto. Nunca miró quién gobernaba y si era de los suyos no se amedrentaba en reclamar lo necesario para la gente en la que él confiaba. Tal confianza, en su hija pequeña, su mujer, sus hijos y su mundo que apostó siempre por la integración, por el valor de las personas independientemente de si tienen o no limitaciones. Y así consiguió levantar un proyecto, una marca, un nombre que siempre y por siempre irá ligado a José Pedro, el de Espurna. Por su hija pequeña, por todas aquellas familias que en él vieron un punto de apoyo para mover el mundo, él fue el impulsor del prestigio y el respecto que hoy, muchos de estos colectivos tienen en nuestra comarca de la Safor. La integración sin la mano de José Pedro García Canet no hubiera sido lo mismo en la comarca. Hoy muchos le debemos mucho a quien se ha ido con la cara bien alta y el deber cumplido.

Esos últimos paseos por la pasarela de madera de la playa de l'Auir con su mujer, Charo, descansando y comprendiendo la lucha interna que llevaba, no dejó nunca de tener esperanza y de bajar la guardia. Tal es así que, cuando se paraba a mi altura, aún seguía bromeando de política, de fallas, y de todo aquello que fuera criticable. Siempre sin perder la sonrisa ni la picardía que le caracterizaba. Sin duda alguna, la ciudad, la Safor, y muchos colectivos han perdido un colaborador nato en todo aquello que se le pedía.

Adiós estimado José Pedro. Tu voz, tu sarcasmo y tu recuerdo será siempre lo que nos quede. Las emisiones, las fallas, la integración, ese espíritu que tu impregnaste nos acompañarán siempre a quienes tuvimos la gran suerte de conocerte.

El entierro de José Pedro García Canet tendrá lugar hoy lunes, 4 de febrero, a las 17.30 horas en la Insigne Colegiata de Santa María de Gandia. Su cuerpo descansa en el Tanatorio Mondúver. Desde Cope-Onda Naranja nos sumamos a tan dolorosa pérdida y transmitimos el más sincero pésame a familiares y amigos. Descanse En Paz.