Un ex cura de Gandia está siendo juzgado en Galicia por apropiación indebida

Un ex cura de Gandia está siendo juzgado en Galicia por apropiación indebida

Por
610

La Audiencia Provincial de Lugo acoge estos días un juicio por apropiación indebida de piezas religiosas y receptación. Una veintena de testigos pertenecientes a trece parroquias desfilan por las dependencias judiciales para esclarecer lo ocurrido con la desaparición de tallas religiosas.

Un ex cura de Gandia, José Emilio Silvaje Aparisi, quien administró un total de 13 parroquias en los municipios de Ribadeo y Trabada, en Lugo, está siendo juzgado en la Audiencia Provincial de Lugo por un supuesto delito de robo de tallas y objetos cuando regentaba como cura las parroquias entre los años 2008 y 2012. Es más, el ex cura gandiense señaló que los objetos desaparecidos se deben a la ''mala gestión'' que desde el Obispado de Mondoñedo-Ferrol se hizo sobre las tallas. Cabe recordar que, el Obispo de Mondoñedo-Ferrol cuando ocurrieron los supuestos hechos no era el ilustre vecino de El Real de Gandia, monseñor José Gea Escolano dado que concluyo su obispado en 2005.

Desde el Ministerio Fiscal se pide una pena de cuatro años y medio de cárcel para el ex cura mientras que para el anticuario receptador de los objetos robados se le pide año y medio de cárcel.

El ex cura reconoció que tenía dudas sobre su vocación sacerdotal, sobre todo, tras haber visitado el campo de concentración nazi de Auschwitz, en Polonia, y por ello dio a conocer a familiares y al obispado que pretendía colgar los hábitos.

En la vista oral, el anticuario relató que lo que lo que le traía, supuestamente, el sacerdote era ''basura'' en referencia a que no eran grandes tallas ni reliquias. No obstante, en el relato del Ministerio Público se enumera desde casullas hasta imágenes religiosas como una figura de San Francisco y otra de San Cayetano; candelabros varios; bandejas de plata y cálices; varios misales y un copón de plata. Todos estos objetos no han podido ser ni localizados ni recuperados por el Obispado de Mondoñedo-Ferrol.

El abogado del ex cura ha dejado claro que su patrocinado no se apropió de ningún objeto, al contrario, realizó inversiones de su propio patrimonio personal. En cuanto a los objetos de uso religioso explicó el letrado realizó labores de restauración o limpieza de cara a mejorarlos y nunca para lucro personal.

El juicio continua en Lugo con la presencia de una veintena de testigos entre religiosos y feligreses de trece parroquias de Ribadeo y Trabada que administraba el ex cura de Gandia y que vieron las tallas y demás objetos religiosos.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR